La manifestación pacífica, convocada en Guadalajara para protestar por a la muerte de Giovanni López, quien murió tras ser detenido en el municipio Ixtlahuacán, por presuntamente no utilizar cubrebocasen la vía pública, terminó con destrozos en Palacio de Gobierno y dos patrullas incendiadas.

Alrededor de mil 200 personas se dieron cita en el Parque Rojo, en la confluencia de las avenidas Juárez y Federalismo, y se dirigieron al centro de la ciudad para reunirse frente a palacio de gobierno, donde realizaron pintas y gritaron consignas.

“Ellos no nos cuidan, ellos asesinan. Alfaro asesino, justicia, justicia. Giovanni no murió, el gobierno lo mató”, gritaron a coro los manifestantes, en su mayoría jóvenes que llegaron caminando y en bicicletas.

La puerta de la sede gubernamental fue abierta y alrededor de 50 personas ingresaron para hacer destrozos en oficinas que se encontraban vacías. Fueron extraídas una Bandera de México y otra de Jalisco, a las cuales prendieron fuego.

Los cristales de las ventanas fueron rotos con sillas, palos y piedras. Un grupo de manifestantes se dirigió a un costado del inmueble para destrozar los cristales de dos patrullas de la policía estatal estacionadas en la calle Pedro Moreno, esquina avenida Ramón Corona.

Elementos motorizados de la Comisaría de Seguridad de Guadalajara, quienes vigilaban a distancia al igual que bomberos, se alejaron del punto al iniciar la quema de las camionetas oficiales. Policías viales se encargaron de alejar a curiosos de la escena

Después de graffitear los vehículos, un grupo de manifestantes les prendieron fuego y sacaron un arma larga que abandonaron en el piso. Durante algunos minutos se escucharon explosiones provenientes de las patrullas y los manifestantes se dispersaron en Plaza Liberación, detrás de la Catedral de Guadalajara.

Personal de Protección Civil se encargó de la custodia de las calles aledañas al recinto, que fue rodeado por quienes participaron en la manifestación, que tenía como objetivo protestar por la muerte de Giovanni López hace un mes, la cual se dio a conocer apenas este miércoles gracias a un video que circuló en redes sociales.

Policías de Ixtlahuacán de los Membrillos, al sur de la Zona Metropolitana de Guadalajara, detuvieron a Giovanni López la noche del 4 de mayo por presuntamente no portar cubrebocas en la vía pública y al día siguiente se notificó que había muerto.

En un video difundido en Internet se aprecia como un grupo de policías detienen a un hombre, que forcejea con los elementos de la Comisaría de Seguridad de Ixtlahuacán de los Membrillos. “Mira nada más porque no trae el cubrebocas“, se escucha a una mujer en la grabación.

Mientras que el policía afirma que el detenido golpeó a los elementos. “Él estaba tranquilo y ustedes lo golpearon”, dice un hombre que graba el video. Un policía identificado como “comandante” argumentó que se resistió al arresto y por ello es detenido.

En redes sociales circuló el acta de defunción de Giovanni, quien tenía 30 años; la causa de su muerte fue trauma cráneo encefálico y la estimación de la hora del fallecimiento 22:00 horas con 20 minutos.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) lamentó el hecho, a través de su cuenta de Twitter, y anunció la queja de oficio 4256/2020 y emitió medidas cautelares.

“Es inaceptable el uso excesivo de la fuerza y el maltrato a personas por parte de autoridades policiales”, expresó la defensoría. De acuerdo con la CEDHJ se habían recibido hasta el 6 de mayo sólo dos quejas por detenciones por no acatar las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.