Las autoridades de China ordenaron el confinamiento de medio millón de personas cerca de la ciudad de Pekín, misma que ha visto un aumento de casos de coronavirus Covid-19 desde mediados de junio, como parte de un posible rebrote considerado por funcionarios locales como algo “grave y complejo”.  

El país asiático había contenido prácticamente la epidemia de Covid-19, pero la aparición de más de 300 nuevos casos en la ciudad en el lapso de poco más de dos semanas ha despertado las alarmas. 

La nueva orden de confinamiento se concentra en la ciudad de Anxin, ubicada 60 kilómetros al sur de Pekín en la provincia de Hebei. A partir de ahora, solo una persona por vivienda podrá salir una vez al día para comprar comida y medicamentos.

El ministerio de Salud de China reportó el domingo 14 nuevos casos en Pekín en las últimas 24 horas, con lo que suman 311 desde el inicio de este nuevo foco, detectado en el mercado mayorista de Xinfadi, en el sur de la ciudad, que suministra productos frescos principalmente a supermercados y restaurantes.

Cerca de un tercio de los nuevos casos reportados hasta ahora están relacionados con la sección del mercado de carne de res y de cordero.

“La situación epidémica en la capital es grave y compleja”, subrayó Xu Hejian, un portavoz de la ciudad.

En Pekín, las medidas se han reforzado ante el resurgimiento del nuevo virus con campañas de diagnósticos, cierre de escuelas y órdenes de confinamiento en zonas residenciales consideradas de alto riesgo.

En todo al mundo, al corte de este 28 de junio son más de 10 millones de casos de Covid-19.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.