Por Obed Campos

Los que se quedaron con la mesa puesta, que a lo mejor ni alcanzaron a servir, fueron varios líderes del partido Morena en Nuevo León, quienes quisieron celebrar en grande los dos años del triunfo de su partido en las urnas, pero desde la presidencia de su partido les dijeron que se aquietaran… Pero no todos hicieron caso.

“Lo primero que nos dijeron hoy los de México por órdenes desde arriba… no se mueva nadie a andar promoviendo nada en estos momentos, menos los subdelegados…” me comentó un morenista de altísimo nivel acá en Monterrey.

Pero lo primero que hicieron los miembros del partido Movimiento Regeneración Nacional, que preside Alfonso Ramírez Cuéllar, fue mandar colgar unas mantas en varios puentes peatonales de la Sultana de el Norte y convocar a conferencias por zoom, porque según ellos iban a guardar las normas sanitarias ante la pandemia.

Quien organizó en Nuevo León la pachanga frustrada fue Grecia Benavides Flores, subdelegada de la región 3 y un tal Soto, subdelegado de la región 2 del partido del presidente.

En uno de los banners usan la imagen de la diputada federal Tatiana Clouthier y en otro la imagen de Bertha Luján Uranga, presidenta del Consejo Nacional del Movimiento Regeneración Nacional.

Pero me dicen que estas dos damas, Clouthier y Luján, estaban ajenas a la organización de la fiesta.

A la pachanga frustrada o su organización estaban convocados otros morenistas de otros niveles, y me dicen que en la Ciudad de México ya tienen abiertos los expedientes por la desobediencia de estos correligionarios, a quienes, al parecer, les ganó la fiesta.

obed@sdpnoticias.com
@obedc


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.