Por Félix Cortés Camarillo

Todo va muy bien, señor el Presidente.

Me vale madre lo que platicaron Donald Trump y el presidente López. Me interesa más cuál es país que Andrés Manuel estará recibiendo mañana de regreso.

En 1935, en plena crisis económica, surgió en Francia una festiva canción sobre la desgracia inevitable. Se llama “Todo va bien , señora la Marquesa”. Cuenta que cierta marquesa -cuando comenzaba el teléfono- regresaba a su marquesado y le pedía por teléfono a su amanuense por esa vía un reporte de la situación. Ese exquisito diálogo debiera ser escuchado de nuevo.

En cierta forma el autor se estaba fusilando una vieja copla rusa de Alexander Afanasiev, que en ruso se dice Joroscho, da Joud do. Eso quiere decir, “todo bien pero no tanto”. En la más simple traducción se puede leer; sí, pero no.

La canción francesa de referencia dio pie a una historieta cálida. Resumida, refiere el diálogo de la marquesa en retorno y su empleado.

Madame la marquesa, dice el administrador a la interlocutora, todo está bien. Tout va très bien, Madame la Marquise Salvo, agrega en cada cuarteta, detalles de poca importancia: durante su ausencia , su yegua gris ha muerto en el incendio. Es que el fuego acabó con el castillo. Todo porque en el velorio del Marqués las velas cayeron y todo se quemó. Pero todo está bien, señora la Marquesa.

Supongamos que el Marqués de Macuspana tenga mejor reporte. Que la violencia se haya aplacado, la salud siga mejorando, la economía -como él afirma diariamente- está requetebién, y el apoyo del pueblo siga siendo incesante.

PREGUNTA PARA LA MAÑANERA, PORQUE NO ME DEJAN ENTRAR SIN TAPABOCAS: Wellcome, Mr. President.

‎felixcortescama@gmail.com