Por Joaquín Hurtado

B: Buen día, Asno sabio y cerrero, ¿puedo acercarme? Quiero saludarte.

A: No te acerques mucho. Hasta ahí. Guarda sana distancia, no sé qué clase de bichos traes de la gran ciudad, yo me cuido mucho.

B: Te juro que estoy sano, soy burro humano, pero no covidiota.

A: Prefiero no arriesgarme. Dime qué deseas porque estoy muy ocupado paciendo hierbita fresca y silvestre.

B: Sólo quiero conversar.

A: Encaminados vamos, así sabe mejor la conversación según decían los filósofos peripatéticos. Cuenta.

B: Tú que eres tan sabio, dime qué opinas sobre la situación de los citadinos en esta contingencia.

A: No me gusta hablar mal de nadie pero pienso que lamentablemente esta pandemia no les ha enseñado nada. El secretario de salud Meme de la O, con anuencia del amo Bronco, sigue usando lenguaje bélico, lo cual es harto peligroso, le da permiso a los ineptos para reprimir y castigar, matar en nombre de la salud, lo cual es paradójico. Ya sucedió en Jalisco.

B: Pero Meme de la O no entiende, no escucha, no lee, no piensa, no se fija en lo que dice, su lenguaje raya en la barbarie, pero con tonito de sermón moralino.

A: Lo cual me lleva a un punto muy importante, pareciera que la clase política regia está feliz lucrando con esta desgracia. Verbigracia lo ocurrido con la virgen herrumbrosa.

B: Exacto, como si él y otros de su laya de canallas pensaran egoístamente, reflejan el típico perfil monstruoso del político narcisista. Ahora, dime qué opinión te merece Hugo López-Gatell.

A: Rosy, la bella dama que te acompaña, es de armas tomar, no quisiera alebrestar su cólera y la emprendiera a pedradas contra mi humilde e inerme asnidad.

B: Tienes toda la razón. Es una doncella que ha caído en la execrable actitud de la enamorada que no ve defecto en su objeto de amor idealizado. No está el horno para bollos.

Rosy: Los estoy oyendo par de jumentos. Se hace tarde, tú deja de rebuznar y mueve tus pezuñitas, regresemos a casa. Y usted, don Asno montaraz, debe usar bozal y desinfectar sus patas con gel antibacterial como lo indica mi Gatellito.

A: ¿Lo ves? Anda, obedece. Tu ama es un barril de dinamita con la mecha muy cortita. Hija del feminismo combativo posmoderno, al fin y al cabo chucha pero igual muy admirable.

B: Gracias por tu tiempo, Asno montañés.

Rosy: ¡Arre!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.