Se anunció oficialmente con un vídeo en el que tenía una llamada con André Pierre Gignac, máxima figura de Tigres, y éste le decía que acá la iba a ´romper´ y esperaba muchos pases de gol que vinieran de sus pies, las expectativas eran altas, pero solo han quedado en eso, en expectativas, y no por Leo, sí por otros. 

Leo Fernández no ha tenido la actividad que se hubiera deseado en este inicio de campeonato, ya que sus ocho goles en Toluca y ser el joven sensación en el cuadro choricero no bastaron para convencer a Ricardo Ferreti, quien ha preferido a Eduardo Vargas sobre el joven uruguayo y éste último se ha visto marginado por la actividad. 

Tan solo 29 minutos de 270 posibles ha jugado Leonardo Fernández en el conjunto de Tigres, siendo que ante Necaxa, en la fecha uno, jugó 11 minutos, mientras que frente a Xolos, en la tres, únicamente 18. 

Ante Pachuca en la jornada dos del Guardianes 2020 no tuvo actividad, ya que en ese juego Ricardo Ferreti prefirió meter a futbolistas con características defensivas y cerrar el partido, aspecto que perjudicó al propio Fernández y también a Tigres, quienes estos últimos no lograron aguantar el 1-0 en el marcador y se vieron igualados a un tanto tras el gol de Ismael Sosa. 

Con ese empate ante Pachuca, se pensaba que la historia iba a cambiar frente a Xolos y Fernández iba a tener mucha más actividad que la vista sobre Necaxa, en donde jugó 11 minutos y realmente no causó cosas tan importantes dentro del terreno de juego. 

Pero no, la historia se mantuvo de la misma manera. Leo entró de cambio hasta el minuto 72 del partido y sustituyó al irregular Eduardo Vargas, quien ha sido titular en tres partidos y prácticamente no ha demostrado con grandes creces la razón de su titularidad. 

Leo entró de cambio en el momento antes mencionado y rápidamente le cambió la cara a un Tigres que estuvo falto de ideas durante 27 minutos de la parte complementaria, ya que Fernández, con esa zurda magnífica y con su gran toque de balón, logró poner peligro y se asoció de gran forma con Gignac y Julián Quiñones. 

Incluso se anuló un gol en los minutos finales de aquel partido en donde Leo asistió a Gignac, esto por fuera de lugar. 

Aquellos 18 minutos de Fernández significaron los mejores momentos de Tigres en la cancha de Xolos, ya que Leo rápidamente se asoció con los atacantes y preocupó la meta Xoloitzcuintle. 

Esto lo hizo con tan solo 18 minutos en el terreno de juego, por lo que se abre la interrogante de que podría pasar si el uruguayo tuviera un juego desde un comienzo y no cuando el partido se hace adulto. 

Algunos dicen que no juega porque físicamente no está en condiciones, aunque esto de ser cierto, y por lo visto en la escasa actividad que ha tenido de 29 minutos de 270 posibles, la realidad es que su futbol supera sus actuales condiciones de resistencia física y éste le permite deslumbrar calidad en tan poco tiempo, a pesar de que probablemente no esté de la mejor forma.  

Probablemente juegue mayor tiempo ante Puebla, aunque eso dependerá de Ricardo Ferreti. ¿Por quién te acabarás decantando, Tuca? ¿Por Leo, el que te cambia la cara en un partido, o por Vargas, que se adecua más a tus necesidades tácticas?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.