Por Jorge Narváez

Vaya situación complicada que enfrentó la directiva de Tigres. Sin duda esta pandemia será ejemplo para otros escenarios y dejará antecedentes para saber cómo actuar.

La cosa fue que Nahuel Guzmán, portero principal del equipo, contrajo el virus Covid-19, junto con Miguel Ortega, segundo en línea. La jerarquía indicaba que el juvenil Alan Flores debería de estar defendiendo el arco felino, pero también dio positivo a coronavirus.

Los directivos volvieron su vista más abajo y notaron el nombre de Arturo Delgado, ¡de la Sub17! Pero para su suerte el reporte médico indica que sufre un desgarro en una pierna. Situación muy complicada para los felinos debido a que por ningún motivo iban a jugar con un portero de categoría inferior a la Sub 17.

Durante esta pretemporada el juvenil Zahir García Rodríguez, de 17 años, estuvo entrenando a lado de los porteros principales, pero eso no es suficiente como para tomar una responsabilidad tan grande. Ahora sí los directivos sintieron la presión al estar sólo a horas de viajar a Toluca para enfrentar a los diablos en la jornada 5 y ahora sí se pusieron a trabajar horas extra.

Finalmente Tigres decidió recontratar a Carlos Gustavo Galindo, y este caso es especial para él y deja una enseñanza para todos. El joven fue despedido en junio por Tigres al no tener cabida en la categoría sub-20. En esa ocasión, Galindo publicó en redes sociales una imagen del personaje Calamardo entregando unas flores a una tumba y, sobre la lápida, el epitafio decía: “Sueño de ser futbolista profesional”. Así aludía a que su meta de jugar en la Liga MX se esfumaba. Sin embargo, dos meses después su oportunidad la tiene en sus manos y lo mejor de esta historia es que Tigres lo buscó.

El mensaje es no rendirse a pesar de que el camino para llegar a las metas sea complicado. Es importante seguir intentando, seguir preparándose y ver otras opciones. Siempre hay un plan B, C, D y hasta la Z.

Claro que esta situación tuvo que haber enfurecido a los directivos por no tener porteros preparados, deportistas a la altura de la Liga para poder echar mano de ellos. Tuvieron qué hacer magia de la buena y sacarse un portero de la manga.

Nahuel y Miguel deben de ser reprendidos, porque lo que ponen en juego es su salud y la salud de los demás. Es de criticarse que el portero argentino no ha tenido las mismas precauciones que otros. El arquero tiene un programa en Facebook y que es transmitido en un estudio, lo que genera que Nahuel tenga que trasladarse convivir de cerca con otras personas y, claro, que eso elevó el riesgo de contagio.

Muchos de los contagiados quedan con alguna secuela. Esperemos que sea para bien, y ya no existan las “nahueleadas”, o las burlas hacia otros jugadores.

Fotografía: Mexsport/ ONCE Diario

@SoyJorgeNarvaez