Por: Obed Campos

El embarradero, como dirían en el rancho, por el caso Lozoya apenas comienza.

Para los que no sepan, el Partido Acción Nacional, en Nuevo León al menos, no tiene militantes sino socios… y dueños.

Y los dueños no son gente de rancio abolengo, como se podría pensar en un partido supuestamente conservador y derechista.

No, los dueños, dicen los analistas políticos que saben de qué lado masca la iguana, son el diputado federal Raúl Gracia (quien fue senador de la república) y el alcalde de San Nicolás de los Garza, Zeferino Salgado.

Ellos son los dueños de vidas y haciendas dentro del partido albiazul en Nuevo León y así han sido en los últimos años y, por lo visto, lo serán por un largo tiempo.

Pues bien, en la edición de hoy de la columna política del periódico El Horizonte, firmada por Protágoras, se consigna que Gracia podría estar inmiscuído en el caso de las “confsiones tremebundas” del ex director de Pemex, Emilio Lozoya.

Pero no solo menciona a Gracia, sino al eterno precandidato a la alcaldía de Ciudad GuadaIupe, Nuevo León, Alfonso “Poncho” Robledo, de quien dice Protágoras que manejó recursos de dudosa procedencia a través de empresas familiares.

De prosperar esas acusaciones el más afectado será Robledo, quien no tiene otra cosa en mente en los últimos trienios, que ser alcalde de Guadalupe, el municipio conurbado con mayor índice poblacional en la zona metropolitana de Monterrey.

¿Se irá a quedar Poncho con las ganas?

obed@sdpnoticias.com
@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.