El presidente argentino Alberto Fernández declaró este 21 de agosto al internet, la televisión de paga y la telefonía celular como “servicios públicos”, lo que da a su administración mayor poder sobre las decisiones que se toman en la industria de las telecomunicaciones.

El peronista también anunció que se congelarán los precios de estos servicios por lo que resta del año, pues “ante las restricciones que la pandemia nos impone, nadie deberá resignar parte de sus ingresos en afrontar aumentos en los precios de estos servicios.

A través de su cuenta oficial de Twitter, el mandatario señaló que la medida tiene como fin garantizar el acceso a estos servicios “para todos y para todas”.

Además, indicó que la nación sudamericana recupera con la declaratoria “herramientas regulatorias que el gobierno anterior quitó al Estado”.

Asimismo, indicó que “el derecho de los usuarios y consumidores es un derecho constitucionalmente reconocido. En lo sucesivo, no podrá haber ningún aumento sin la previa aprobación del Estado”.

“La educación, el acceso al conocimiento, a la cultura y a la comunicación son derechos básicos que debemos preservar. Por eso hemos ordenado que de aquí en adelante haya planes inclusivos de prestación básica, universal y obligatoria para quienes menos tienen”, agregó.

De acuerdo con la agencia de noticias Efe, esta decisión se suma al congelamiento de las tarifas de electricidad y gas hasta finales de año anunciado en el mes de junio, cuando prorrogó por 180 días la medida en ese sentido que se había dispuesto en la denominada Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que aprobó el Congreso pocos días después de la asunción, el 10 de diciembre pasado.

La ley dispone que no se podrá cortar el servicio de luz, agua, telefonía, internet y televisión de paga por falta de pago.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.