Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

josejaimeruiz@lostubos.com

El senador Samuel García es el perfecto suicida político: nadie tiene interés de hackear a alguien cuando ese alguien se hackea solo, se vulnera solito, se realiza seppuku. Si Samuel no renunció, el dueño de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, debiera correrlo, expulsarlo del partido. Samuel se ha convertido, no sólo a nivel estatal en Nuevo León sino a nivel nacional, en el mayor negativo de MC. Samuel quiso cambiar la narrativa, evitar su derrumbe, y sólo aceleró su funeral político, sus exequias electorales.

Los argumentos de Samuel son tan inverosímiles que denotan ingenuidad, novatez. ¿Le informó a Agustín Basave, dirigente estatal, de lo que iba a hacer? ¿Y al diputado Luis Donaldo Colosio Riojas? Embriagado de vanidad, Samuel es un desastre. ¿Aceptará Facebook que es vulnerable después de lo que le pasó en 2018? ¿Aceptará Facebook que su red social es hackeable, según denuncia Samuel? En el fondo, lo que dice Samuel, para victimizarse, es que Facebook no es una red segura.

Samuel García no maneja sus redes sociales, tiene un equipo de decenas de personas que, en uno u otro nivel, lo hacen. Todo indica que Samuel creó un montaje para salir de la crisis política en la que se encuentra. En ningún momento Samuel muestra las denuncias correspondientes ante las autoridades cibernéticas locales y nacionales. Hackear las cuentas de un senador de la República es un delito mayor contra el Estado mexicano. ¿Cuándo nos mostrará Samuel las denuncias legales y no solamente sus litigios y lloriqueos virtuales?

Facebook nunca dice hackeo, sólo que se eliminó su rol de administrador de la cuenta. Y si esto es un montaje, ¿no lo hizo su equipo para distribuir su mensaje de renuncia a MC y su supuesta animadversión en contra de Luis Donaldo? ¿No montaron Samuel y su gente todo esto sólo para victimizarlo?

Samuel ya no podrá cambiar la narrativa que lo rodea y que lo considera un joven chiflado, briago y misógino, por decir lo público.

El 5 de agosto publiqué:

“La dirigencia nacional y local de Movimiento Ciudadano requieren hacerse una pregunta anticipada: ¿Qué importa más? ¿Las pretensiones personales del senador Samuel García o el crecimiento electoral de Movimiento Ciudadano?”

“A lo largo de estos recientes años, el senador Samuel García ha sido ingenuo no en su necesidad sino en su necedad: nos ha demostrado cómo no hacer política.”

“Por anticipado, Samuel García ya sufrió derrota tras derrota. Desesperado, se cuelga de clavos ardientes. Tal vez Movimiento Ciudadano necesite redefinir la candidatura del 2021 a la gubernatura de Nuevo León. Samuel huele a cartucho quemado.”

El 7 de agosto afirmé: “Samuel García no será candidato”:

“Ni en parapente ni en paracaídas, Samuel García se lanzó en un bungee de la política, por eso rebota de aquí para allá en el abismo, sin aterrizar… En efecto, Samuel no será candidato.”

Lo dicho, Samuel García: el perfecto suicida político.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.