En medio de discusiones e inconformidades, el Congreso del Estado aprobó la integración de la Mesa Directiva que llevará las riendas del último año de labor legislativa de los diputados.

Por primera vez en la historia, esta quedó conformada por mujeres y quien fungirá como presidenta será la diputada del PT, María Guadalupe Rodríguez Martínez.

Como primera vicepresidenta quedó Alejandra Lara Maíz; segunda vicepresidenta, Beatriz de los Santos Elizondo; primero secretario Nancy Olguín Díaz; segundo secretario Ivonne Bustos Paredes.

La propuesta la hizo el coordinador de la bancada del PAN, Carlos de la Fuente, quien pidió se sometiera a votación el dictamen.

Al momento de emitir el resultado, la sugerencia fue avalada con 29 votos a favor, cinco en contra y seis abstenciones.

Los diputados que se opusieron a la propuesta fueron los integrantes de la fracción de Morena y quienes decidieron abstenerse fueron los de Movimiento Ciudadano.

Ramiro González, líder de la fracción de Morena, dijo estar en desacuerdo porque era una imposición y su bancada no estaba de acuerdo con la posición que le otorgaron a la diputada Beatriz de los Santos ya que merecía más, pues representaban a más de 400 mil electores y sí habían ganado sus distritos. 

“Esto es una imposición porque no representa al pueblo, porque aquí hay más de 400 mil votos que votaron por todos nosotros, si ganamos y eso no es correcto, que las imposiciones ya se queden en el olvido, hay que ser congruentes”.

Luis Donaldo Colosio, coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano, señaló que sí se abstuvieron de votar porque no eran las formas de hacer las cosas.

“Se eligió una mesa directiva, si bien le deseamos todo el apoyo, se da en un conato donde hubo muchísimas fricciones por falta de compromiso y de acuerdo por los grupos legislativos mayoritarios”.

“Queremos que la mesa directiva sea electa por las dos terceras partes de la legislatura y no por mayoría simple como se hace en la cámara de diputados del Congreso de la Unión, no estamos en contra de la presidenta, sino por las formas en que se hizo de dedazo”.

Sin embargo, Juan Carlos Ruiz, hasta ese momento aún presidente del Congreso  dijo que la votación  ya estaba dada y que la elección de la directiva era válida y legal. 

Rodríguez asumió entre aplausos y gritos de “¡Lupita, Lupita, Lupita!, de sus compañeros.