Cuando caminaba por el estacionamiento de una plaza comercial, un hombre fue ejecutado a balazos y su cuerpo quedó a un lado de una camioneta, en San Pedro.

Tras el ataque a balazos, el pistolero corrió unos metros donde ya era esperado por al menos un cómplice más, dándose a la fuga en un vehículo.

La ejecución fue reportada a las 19:50 horas sobre la lateral de la Avenida Lázaro Cárdenas y Octavio Paz, en el sector Valle Oriente.

Elementos del 9911 San Pedro y socorristas de la Cruz Roja arribaron al sitio donde en primera instancia reportaron a una persona lesionada por proyectiles de arma de fuego.

Los paramédicos al arriba a la plaza comercial y revisar a la persona, ya no contaba con signos vitales, dando aviso a las autoridades.

El occiso que no ha sido identificado era de unos 30 a 35 años de edad, vestía playera roja, pantalón de mezclilla negro y tenis en color rojo.

Una fuente allegada a los hechos mencionó que el ejecutado presentaba por lo menos cuatro impactos, uno de ellos en la cabeza y los otros en el tórax.

La fuente mencionó que el hombre asesinado a balazos iba caminando a la altura de una farmacia, cuando observó al pistolero tratando de escapar corriendo, siendo seguido por su agresor.

El delincuente accionó su arma en al menos 10 ocasiones, haciendo blanco en su objetivo quien quedó a un lado de una camioneta Hemi Ram 2500 color blanca con matrícula FHC-5788, de Texas, la cual estaba estacionada frente a la farmacia y a unos 30 metros del restaurant Sirloin Stockade.

Tras cometer la ejecución el pistolero corrió hacia Lázaro Cárdenas donde ya era esperado por otro delincuente, quienes escaparon en un vehículo.

Al lugar de la ejecución acudieron policías de San Pedro, agentes ministeriales y elementos de Fuerza Civil, quienes iniciaron las investigaciones.

Debido a los hechos sangrientos las autoridades cerraron el acceso vehicular la lateral de la avenida Lázaro Cárdenas.

Elementos del departamento de servicios periciales de la Fiscalía General de Justicia arribaron a la escena del crimen donde recogieron como evidencia cerca de 10 casquillos de arma corta.

Las autoridades de la Agencia Estatal de Investigaciones trataban de establecer sí la camioneta donde quedó el ejecutado era de su propiedad.

Asimismo los efectivos ministeriales buscaban en los establecimientos aledaños cámaras de video, que pudieran haber grabado al agresor y el vehículo en el cual se dio a la fuga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.