Por Francisco Tijerina Elguezabal

“Un pato / iba cantando alegremente,/ cua, cua / cuando se encuentra a un lindo gato / miau miau / para cantar el bosanova.

Ni una semana le duró el gusto a Patricio Zambrano de su cargo en el Partido Verde de Nuevo León y su supuesta responsabilidad de coordinar la nominación de candidatos cuando ya el presidente estatal, Edgar Salvatierra, fue visto departiendo amigablemente en una mesa con su homólogo del PRI y hablando abiertamente de la posibilidad de una alianza para las elecciones.

Y no hay que ser muy astuto para percatarse de que Heriberto Treviño no cederá la candidatura a gobernador a los verdes, por lo que con certeza y tranquilidad podemos afirmar de manera categórica, rotunda y convincente: al Pato le vieron la cara de… pato.

No podrá tampoco Zambrano buscar quedarse con la candidatura por la alcaldía de Monterrey porque en el tricolor tampoco se lo van a permitir, de manera que sus espacios se cierran o ya tendría que haberse dado cuenta de que le dieron un suculento “atole con el dedo” (con más dedo que atole).

Triste historia porque el día del anuncio ante los medios El Pato desparramaba aceite y crema, tiraba rollo, aventaba promesas y decía que ya tenía toda una estrategia. Rápido y en cortito lo desplumaron y lo dejaron como al famoso perro de las dos tortas, aunque ahora los lonches (porque ni a tortas llegan) sean de pato.

Al Pato lo hicieron ídem.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.