Por Félix Cortés Camarillo

Ahorita solamente yo les pido

Que traigan otra vez la que se fue…

¿Quién más que José Alfredo?

Yo no sé si en esta administración en la que las filtraciones de información supuestamente confidencial las agencias financieras internacionales, como la Moodys, tengan privilegio de acceso o datos históricos que les permitan analizar los tiempos políticos de nuestro país, que desde hace medio siglo más o menos se mide en sexenios.

Los mexicanos entendemos nuestra historia reciente como los “tiempos de Echeverría”, apabullantemente estruendosos porque íbamos arriba y adelante; modestamente mediocres los tiempos de Miguel de la Madrid quien tímidamente nos dijo que la corrupción somos todos. Indudablemente inscrito en la modernidad neoliberal hoy del presidente tan odiada, el período de Salinas de Gortari nos metió -afortunadamente, creo yo- en el mercado común de Norteamérica con el NAFTA.

Haiga sido como haiga sido, desde los aztecas con su piedra del Sol estableciendo los ciclos de 52 años, somos una cultura cíclica, no necesariamente la única. La nuestra es, dicen los analistas de la economía, de sexenios. Los analistas de las finanzas aseveran que la economía mexicana no se va a recuperar antes de seis años.

Nuestro secretario de Hacienda, al entregar de manera más que simbólica el paquete hacendario para el año que se nos viene encima reconoció que en el 2021 nos va a llevar la fregada en crecimiento, pobreza y desarollo.

Claro que si usa esos términos su jefe lo regaña en público como ya lo hizo o lo cesa, como aconteció con su antecesor el señor Urzúa. Pero si hay algo en contra de lo cual no nos podemos pelear son los números. Y los números contradicen todo el discurso oficial del presidente López sobre nuestro futuro.

El discurso del presidente López insiste con demasiada frecuencia en que sus opositores o adversarios a su política lo que pretenden es el regreso del sistema anterior. Es un truco demagógico, desde luego, pero no carece de sustento.

Ahorita solamente yo les pido, que traigan otra vez la que se fue.

En otras palabras, estábamos mejor cuando nos iba peor.

Digo.

PREGUNTA para la mañanera porque no me dejan entrar sin tapabocas: con todo respeto, Señor Presidente, ¿Cuántas versiones idénticas de su “segundo” informe tenemos que escuchar los idiotas que vemos y escuchamos su “mañanera”?

‎felixcortescama@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.