Por Francisco Tijerina Elguezabal

“Segundas partes nunca fueron buenas.” //
Refrán popular

Si como rezaba ayer la columna M. A. Kiavelo el PAN de Nuevo León está analizando apostar por una alianza entre el blanquiazul y Movimiento Ciudadano para impulsar la candidatura de Luis Donaldo Colosio en un intento por cerrarle el paso a Morena, mucho me temo que habría que pensárselo dos veces.

Y no porque el joven diputado local naranja sea un mal político o mala persona, sino porque su simple nombre no es garantía de triunfo como pretendieron hacerlo ver en la publicación.

Seamos claros, Luis Donaldo no ha enfrentado jamás una elección; llegó al cargo por la vía rápida de la lista, la designación, el dedazo, de manera que no se ha confrontado jamás con candidato alguno.

El ser hijo de Colosio Murrieta le da un valor sentimental, sí, pero únicamente para un grupo de electores, los mayores de 40 años, porque de ahí hacia abajo conocieron al extinto candidato presidencial del PRI muerto trágicamente sólo por referencias.

El magnicidio ocurrió hace 26 años y esto es muchísimo tiempo. De entonces acá las condiciones, circunstancias y el mundo mismo han evolucionado de manera meteórica.

Centrémonos en Colosio Riojas y hagamos un ejercicio de memoria de su paso por el Congreso de Nuevo León como coordinador de la bancada emecista, ¿recuerda usted alguna propuesta, pronunciamiento, iniciativa o acción relevante del diputado?

Como legislador ha dado nota en su calidad de opositor y casi siempre a la sombra de las ideas y propuestas mediáticas de Samuel García, ¿qué podemos esperar de él en un plano ejecutivo tomando las riendas de la administración estatal? ¿Es que acaso alguien lo sabe?

No se gobierna con los apellidos ni con buenas intenciones, ejemplos de lo que ha ocurrido cuando la mayoría vota bajo esas premisas tenemos muchos.

Si acaso Luis Donaldo fuese el candidato tendría que hacer un enorme esfuerzo para convencer al electorado de que sabe y puede resolver los problemas de Nuevo León, sobre todo en tiempos de pandemia y con los primeros tres años de una administración bajo la presidencia de López Obrador.

La sugerencia, idea, propuesta o lo que sea publicada ayer se aprecia simplista pero, sobre todo, termina siendo un bofetón de padrastro para la membresía albiazul, esos que han estado ahí picando piedra por años, porque resulta que de todos sus integrantes no hay uno solo que les llene el ojo o les convenza… ¿o será que les convenga?

Reitero, no digo que no, pero Luis Donaldo hoy por hoy la tiene muy cuesta arriba y sería una apuesta de enorme riesgo para el PAN e incluso para Movimiento Ciudadano.

ftijerin@rtvnews.com