Luego de que la Secretaria de Gobernación extinguió los permisos de Atracciones y Emociones Vallarta, siete casinosperdieron la jugada con las autoridades federales.

A través de la dirección General de Juegos y Sorteos estas casas de apuestas ubicadas seis ubicadas en el municipio de Monterrey y una en Apodaca no abrieron sus puertas tras la reactivación económica por la pandemia.

De acuerdo con las autoridades los casinos que ya no pudieron reiniciar actividades son el Hollywood ubicado en la Obispado sobre la avenida Constitución.

Otro establecimiento que corrió con la misma suerte es otra casa de apuestas ubicado sobre la carretera Nacional en la colonia La Estanzuela.

Decenas de jugadores se quedaron con las ganas de ingresar al casino Paradise ubicado sobre la avenida Morones Prieto.

Otro establecimiento que tampoco pudo poner en marcha las máquinas de juegos es el Jubileé, situado sobre la avenida Revolución en la colonia Ladrillera

Las acciones emprendidas por las autoridades federales también recayeron sobre el Crown, ubicado en la avenida Enrique C. Livas, en la colonia Vista Hermosa. 

En el municipio de Apodaca también emprendieron acciones en contra de la casa de apuestas Abu Dhabi, establecimiento ubicado sobre la carretera Miguel Alemán.

Y el séptimo casino que se mantiene aún cerrado fue el Viva México, con residencia sobre la calle Guerrero y Ruiz Cortines, en el desarrollo Céntrika.

De acuerdo con la industria de casinos, este sector genera en Nuevo León unos 10 mil empleos directos y 25 mil empleos indirectos.

Además existen por lo menos unas seis mil 500 máquinas instaladas en las 34 salas autorizadas

Cabe destacar que  Nuevo León se ubica en el tercer lugar a nivel nacional de la industria dedicado al juego de apuestas.

En los casi seis meses del cierre de las salas de apuestas, el gobierno de Nuevo León le ha significado dejar de recaudar por el impuesto a los casinos unos 500 millones de pesos.