En Australia, un grupo de científicos están estudiando el potencial vínculo entre la enfermedad causada por el nuevo coronavirus y un mayor riesgo de padecer mal de Parkinson.

Los investigadores, del Instituto Florey de Neurociencia y Salud Mental, en conjunto con el Departamento de Neurología del Hospital Royal Melbourne, señalan que el efecto agudo del virus en la función del sistema nervioso ha sido pasado por alto ante los padecimientos respiratorios que produce.

Por ello, proponen monitorear a los individuos convalecientes de Covid-19, bajo la advertencia de que…“podrían tener secuelas neurodegenerativas como el parkinsonismo”.Autores del estudio

La investigación, publicada por IOS Press de Amsterdam, señala que entre la vasta variedad de virus, existen los neurotrópicos, que tienen la capacidad de invadir células nerviosas. 

Algunos ejemplos son los virus del herpes simple, el poliovirus, el virus de la influenza tipo A y los coronavirus.

Estos últimos, explica el artículo, pueden ingresar al cerebro por medio de una infección de las células endoteliales y causar secuelas neurodegenerativas como el parkinsonismo.

Cuando una persona se infecta con el nuevo coronavirus puede presentar síntomas neurológicos, que van desde:

  • Pérdida del sentido del olfato
  • dolor de cabeza
  • mareos
  • dolor articular
  • hipoxia cerebral (falta de oxígeno)

Esta última es provocada por una inflamación, que juega un papel importante en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

Se sabe que la pérdida del olfato se puede presentar en las primeras etapas en alrededor del 90 por ciento de los pacientes diagnosticado con Parkinson y hasta una década antes de que comiencen los síntomas.

Los científicos mencionan que durante la pandemia de gripe española, en 1918, el riesgo de desarrollar Parkinson aumentó de dos a tres veces en personas que se contagiaron, por ello ahora están buscando la forma de diagnosticar este potencial vínculo de forma temprana en pacientes con Covid-19.