El exdirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, tramitó un amparo para impedir que Petróleos Mexicanos (Pemex) informe cuánto le pagó de jubilación entre 2019 y lo que va de este año.

El 7 de septiembre tramitó la suspensión judicial para bloquear la entrega de la información, a pesar de que el 16 de octubre de 2019 renunció al sindicato. El amparo le fue otorgado, publicó el periódico Reforma.

De acuerdo con la Nómina Transparente de la Secretaría de la Función Pública (SFP), el exlíder sindical recibe 39 mil pesos brutos y su cargo tiene “clasificación pendiente”, ya que el STPRM reportó que Deschamps tramitó su jubilación después de dejar el gremio en octubre de 2019.

Sin embargo, el coordinador y aspirante a la dirigencia del sindicato, Sergio Carlos Morales Quintana, aseguró que desconocen cuál es su estatus laboral. Mencionó que el priista no debería tener jubilación hasta aclarar las acusaciones en su contra por enriquecimiento ilícito, desvío de recursos y delincuencia organizada.

El 16 de octubre de 2019, Deschamps renunció al cargo del líder sindicalista de Pemex luego de que se presentaron dos denuncias en su contra por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Manuel Limón Hernández, quien era secretario del Interior del sindicato, ocupó su cargo.

El 23 de junio de 2020 el periódico El Universal informó que Romero Deschamps quedó libre del Pemexgate por el delito por peculado, al ser señalado por el presunto traslado de mil 500 millones de pesos de los fondos del sindicato a la campaña del entonces candidato priista Francisco Labastida.

Durante su gestión en el STPRM, el político nunca reportó sus obligaciones de transparencia, por lo que el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) lo sancionó y hasta el momento no ha pagado su deuda, señala Reforma.