Por Félix Cortés Camarillo

Reproduzco, sin modificación, un carta que me envió, desde el amado puerto de Veracruz, donde dice el magnate López Obrador que mi tata, tata tata, tatarabuelo cometió el primer fraude de este país apenas desembarcando.

“Estimado señor ladrón:

Antes que nada quisiéramos agradecerle el uso de cubrebocas dentro de nuestra sucursal. Las normas sanitarias son de vital importancia en estos tiempos y en esta empresa se toman muy en serio. Sin embargo, algo para destacar lamentablemente negativo es que notamos cámara de vigilancia es que usted no dio uso del sanitizante disponible que se encuentra en el mostrador.

Este grave hecho es un desencadenante (¿?) pregunto yo por el cual al criterio de las normas sanitarias se le restarán puntos en su nombramiento como Empleado del Mes ya que estas medidas están en lugar para la protección de nuestros clientes y el personal que labora en nuestra empresa.

Aunque apreciamos los trabajos de decoración que hizo a las ventanillas de nuestra sucursal, no compartimos su buen gusto y de inmediato la regresaremos a su estado anterior con algunas mejoras de seguridad.

Por otra parte, esperamos que con la misma rapidez y eficacia que demostró en su acto le sea posible entregarnos a la brevedad el balance de las notas y papelería sustraídas de nuestra caja registradora, así como la cajita de madera que tiene un gran valor sentimental para el personal de esta empresa y el billete de 50 pesos roto que contiene.

Queremos agradecerle que no se dispersó (?) en su objetivo al no generar ningún desorden o daños colaterales al robar y escapar con el dinero de la caja y hacernos notar las omisiones en seguridad que presentaban nuestros procesos. Tenga por seguro de que a partir de hoy se han tomado las medidas necesarias para que esto no vuelva a pasar.

Lamentablemente para usted se ha dado parte a las autoridades competentes y levantado las denuncias que corresponden.

Finalmente, esperemos que comparta con su secuaces el elevado monto del botín (nuestra nómina) esperando que ahora sí les alcance para comprar cubrebocas, gel y desinfectantes. Antes que nada hay que ser responsables con nuestra comunidad y no propagar el COVID.

P.D.

(Sabemos que es mucho pedir pero nuestro personal estaría extremadamente agradecido si pudieran regresar una parte o el total del dinero robado ya que desacompletó (?) nuestro pago de nómina….¿no? Esto le repondría sus puntos).”

En mi opinión, eso es ingenuidad. En el puerto le dicen de otra manera.

‎felixcortescama@gmail.com