En un mensaje grabado en video desde el hospital militar Walter Reed, el presidente Donald Trump apareció contradiciendo rumores difundidos en redes sociales sobre la presunta “gravedad” de su situación de salud.

Con la piel pálida y aparentemente congestionado, el presidente de los Estados Unidos admitió que al ser ingresado “no se sentía muy bien”, pero que su condición es “mucho mejor” ahora.

Trump alabó el trabajo de los profesionales de la salud que vigilan su salud, en el video de cuatro minutos de grabación, en donde apareció sin corbata y con la camisa abierta.

El presidente admitió que la verdadera prueba sobre su salud ocurrirá en los próximos días, dependiendo de cómo se desarrolle su cuadro de Covid-19.

Trump señaló que su infección con el nuevo coronavirus habría sido casi inevitable, ya que como líder de un país hay que “confrontar problemas”, mismos que llevarían el riesgo de contraer la enfermedad.

Donald Trump reiteró su voluntad de recuperarse lo más pronto posible, para continuar con su labor de “hacer a Estados Unidos grande otra vez”.

En medios y redes sociales, la reacción de las personas fue mixta. Mientras que algunos alabaron el mensaje de Trump como el mejor “y más humano” de su presidencia, otros señalaron que en su opinión, el presidente lucía enfermo y con falta de aire.