Personal de la Fiscalía General de la Republica, en coordinación con técnicos de Pemex, desmantelaron el “huachitunel” que estaba conectado con una bodega del municipio de Escobedo.

Se calcula que la célula delictiva que operaba las instalaciones, tenía por lo menos un año trabajando en el lugar, esto debido a la corrosión que presentaban las mangueras que utilizaban.

Las autoridades federales indicaron que, hasta el momento no hay personas detenidas en relación al túnel, donde robaban el combustible de Pemex.

Fue esta semana cuando procedieron a desmantelar las instalaciones.

El túnel utilizado por huachicoleros que conectaba una bodega con una toma clandestina de Pemex, está ubicado en Colonia Gloria Mendiola.

Fue el pasado 4 de abril del año en curso, cuando una denuncia anónima puso al descubierto la toma clandestina.

La entrada al túnel estaba oculta con una tapa de concreto, que aparentaba que se trataba del drenaje para pasar desapercibido.

El inmueble donde fue construido el corredor subterráneo de unos 30 metros de longitud, habría tardado en ser edificado varios meses.

En el lugar se aseguraron 10 mangueras de alta presión, así como diversos accesorios, implementos y aditamentos.

La toma clandestina fue clausurada con el apoyo de peritos de la FGR y personal de PEMEX, para salvaguardar la integridad de la población.

Mencionaron que, en caso de un chispazo, esta toma clandestina pudo ocasionar una desgracia de grandes proporciones.

Mientras que el túnel era desmantelado, personal de la Guardia Nacional y Seguridad Pública de Escobedomantuvieron la zona asegurada, para evitar posibles ataques.

El inmueble y el material decomisado quedaron a disposición del Ministerio Público Federal.