Por Francisco Tijerina Elguezabal

“Volverán los oscuros candidatos
a tu puerta por el voto rogarán,
repitiendo las promesas ya gastadas
las que saben que nunca cumplirán.”
// Yomero

Como las golondrinas de Bécquer, volverán los oscuros candidatos a llenar nuestras vidas de promesas imposibles de cumplir.

Otra vez llegarán al pueblo que ni conocen, pero por el que se les puso ser candidatos, diciendo que de ahí fueron sus ancestros y que le tienen cariño al terruño, además de que lo conocen palmo a palmo y saben bien los problemas de la gente, por lo que ya tienen las soluciones para un mundo mejor.

¡Pamplinas! Ni saben, ni conocen, ni entienden, ni tienen la solución para maldita la cosa, pero creen que con decirlo es suficiente y todos nos tragamos su cuento, además de llegar, claro está, repartiendo regalos.

No son ni siquiera precampañas, pero con el inicio del periodo electoral todos meterán el acelerador y recorrerán cuanto puedan y los veremos en las redes sociales hasta en la sopa y tendrán congelada la sonrisa en el rostro para la selfie y su imagen, obvio retocada a fuerza de Photoshop, aparecerá por doquier.

Son los mismos que ya pasaron por aquí hace tres años cuando se hicieron diputados, que prometieron el oro y el moro y jamás volvieron, pero ahora volverán, porque quieren repetir, porque quieren ser diputados federales, alcaldes o gobernador, son los mismos que una y otra vez nos han dejado con su palabra empeñada; hoy la diferencia puede ser que cambiaron de partido, pero las promesas son las mismas.

Y traen en su mente las soluciones para los problemas que detectaron gracias a una encuesta, es decir, vienen ofertando lo inmediato, lo que a la gente le duele ahorita, pero sin soluciones de fondo, sin una visión de largo plazo, sin un proyecto sustentado y sustentable.

Volverán porque siempre vuelven, porque juegan a la promesa sabiendo que no lo cumplirán y apostando al olvido.

Somos una sociedad cada vez más consciente y más demandante, por lo que espero que en muchas de las puertas a las que toquen los reciban con un fuerte y sonoro: “¿Otra vez usted que viene a prometer sin haber cumplido lo que ofreció la vez anterior?”

Y vendrán las excusas y los pretextos y el aventarle las culpas a otra instancia de gobierno o a la economía mundial, pero les tiene que quedar bien claro que tal vez dejemos pasar, pero no olvidamos y muchos menos somos tontos.

Volverán porque siempre vuelven, pero no podrán ganar la elección tan fácil, porque tenemos memoria.

ftijerin@rtvnews.com