Por Francisco Tijerina Elguezabal

“No son más inútiles, porque no se levantan más temprano.”// Yomero

Y sin que los partidos se diesen cuenta ya les llegó la elección.

El próximo domingo se elegirán diputados locales en Coahuila y alcaldes en Hidalgo en medio de la pandemia, con un ambiente enrarecido y con un presagio nada bueno de un escandaloso incremento del abstencionismo.

Los partidos son un caos y eso se verá claro en estas dos elecciones. Por una parte Morena no existe en términos reales fuera de la CDMX y más específicamente fuera de la Presidencia, la Cámara de Diputados y Senadores, porque en el resto del territorio nacional parecen pollo descabezado, más dividido que un jarrón hecho añicos y sin que nadie les ponga orden.

La oposición, que debería haber aprovechado estos dos años para reagruparse tras la escandalosa derrota, se la ha pasado chiflando y tirando “jabs” sin ánimo de hacer daño, también descabezados, sin plan ni brújula y así no se puede.

La jornada del próximo día 18 debería el inicio de la prueba que el Presidente López Obrador y su partido tendrán en el 2021 en los comicios de mitad de sexenio, pero no será así y todo por la incapacidad de los dirigentes de los partidos que no se han dado cuenta de que siguen desperdiciando el más valioso de todos los recursos: el tiempo.

Tanto en Coahuila como en Hidalgo, para diputados y alcaldes, los candidatos y sus partidos se limitaron a hacer el mismo tipo de campaña de siempre, con las mismas frases huecas, las mismas promesas bobas, los mismos slogans, las mismas fotos y tuvieron una estrategia y desarrollo similar, apostando ahora a las redes sociales con mayor fuerza, aunque también con cuidado por aquello del no te entumas y de que entre la censura de la red y la transparencia de las inversiones, tuvieron que cuidarse.

¿El resultado? Lo que anticipamos, una decepcionante jornada en la que el triunfador será el abstencionismo. ¿A qué partido le conviene más que la gente no salga a votar el 18 de octubre? Eso lo podremos ver con claridad a la hora de conocer los resultados.

Y todo parece indicar que en el 2021 se repetirá la receta y tanto candidatos como partidos se empecinarán en repetir su gastado script con lo que terminarán “haciendo como que hacen, pero sin hacer nada”.

No entendieron la lección, perdieron otra vez la oportunidad y también van a ahondar esa profunda brecha que los separa del electorado que ya no los ve con desconfianza, sino con un enorme desprecio.

ftijerin@rtvnews.com