La pirotecnia podría ser considerada como un arma en Francia, por lo que ese gobierno busca prohibir por ley su venta al gran público de esos objetos. 

Así lo afirmó Gérald Darmanin, ministro del Interior francés, luego de que el pasado sábado 10 de octubre, unas 40 personas provistas de barras de metal y usando fuegos artificiales como morteros, atacaron una comisaría de la policía en los suburbios de París.

Ese ataque dejó como saldo cinco carros de la policía con daños, así como algunas ventanas del local resultaron afectados, en tanto que no se registraron víctimas.

Prohibición de pirotecnia se incluiría en ley sobre seguridad

Gérald Darmanin, ministro del Interior de Francia, aseguró que su Gobierno desea prohibir por ley la venta al gran público la pirotecniay puedan ser calificados como un arma.

Manifestó su deseo de que el veto a esos objetos pueda incluirse en una enmienda en una proposición de ley sobre seguridad que empezará a debatirse a mediados de noviembre en la Asamblea Nacional.”Pueden herir y matar, y es necesario que paremos y penalicemos su venta por internet, que no está destinada a los profesionales”Gérald Darmanin

El atentado del sábado es el tercero que sufre la comisaría en los suburbios de París, ya que en abril de este año se lanzaron morteros contra él, en tanto que en 2018 unas treinta personas también le tiraron diversos proyectiles, como cócteles Molotov y fuegos artificiales.

Medios locales señalan que si bien el motivo del ataque aún no está claro, el alcalde Laurent Jeanne dijo al diario “Le Parisien” que puede haber sido provocado por un reciente accidente de moto del que se culpa a la Policía, aunque su responsabilidad no ha sido demostrada.

De acuerdo con Champigny sur Marne, Gérald Darmanin subrayó que “no se ha atacado cualquier símbolo. Se ha atacado una comisaría de Policía”. 

Resaltó que “ha sido atacada porque hay una guerra de territorios en la República, porque imponemos en todas partes la presencia de la policía, que debe luchar principalmente contra el tráfico de estupefacientes”.

Este martes 13 de octubre, el ministro recibirá a sindicatos policiales, en tanto que el presidente francés, Emmanuel Macron, hará lo mismo el jueves para escuchar sus reivindicaciones y analizar qué medidas pueden implantarse para aumentar su protección.