Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

El candidato a la gubernatura de Nuevo León de Rodrigo Medina de la Cruz, el alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza, ejerce este jueves su destape simbólico. Convocar a su C4 a los “neomedinistas” César Garza Villarreal, alcalde de Apodaca, y la alcaldesa de Guadalupe, Cristina Díaz, amén de los medinistas Everardo Benavides, de Juárez, y Javier Caballero, de Santiago, es el espaldarazo priista que requería esta candidatura. Antes los analistas describían estos actos como “mostrar músculo”.

Cristina Díaz y César Garza Villarreal han aceptado su “neomedinismo” dientes afuera. Los meses previos a la elección del 2021 negociarán su reelección en sus respectivas alcaldías y, también, posiciones de elección popular para sus vástagos. Esto no significa que, como pretende Rodrigo Medina, vuelquen sus estructuras hacia el PRI. Ellos tendrán otras negociaciones que, ¿por qué no?, podrían implicar a Jorge Mendoza y a Morena, también al PAN.

Hacia adentro, Rodrigo Medina cree que le bastará con dar canonjías políticas y cooptar electoralmente a los priistas fuera de su círculo a través de Francisco Cienfuegos. No les alcanzará porque el PRI medinista no se podrá levantar en Nuevo León, seguirá derrotado política y moralmente. Y lo peor que pueden proyectar serían candidaturas de Ivonne Álvarez y del mismo Rodrigo.

Hay dos objetivos evidentes que son sus grandes escollos: Clara Luz Flores para la gubernatura y Luis Donaldo Colosio para la alcaldía de Monterrey. A Luis Donaldo, Paco Cienfuegos ya le declaró desde hace meses la guerra sucia. Ahora empezarán campañas negativas en las redes sociales en contra de Clara Luz a través de encuestas compradas y, obvio, cuchareadas.

El músculo simbólico del destape, de la cargada a favor de Adrián, se desinflará. Rodrigo Medina, Paco Cienfuegos y Adrián de la Garza todavía creen que la política mediática suple a la política a secas… y eso los hundirá.

Por lo demás, y sin problemas, César Garza puede aliarse con Jorge Mendoza para retener Apodaca y Cristina Díaz, pues Cristina ya tiene a Zeferino Salgado, uno de los dueños del PAN, de su lado para reelegirse. Entonces, muchachos de Rodrigo, a bajarle el entusiasmo a la fiesta del C4.