Los restos de una nueva especie de pterosaurio pequeño en comparación con sus antecesores, fueron encontrados por un grupo de investigadores de la Universidad de Portsmouth y Bath.

De acuerdo a las descripciones se trata de un ejemplar pequeño, similar a un pavo pero no muestra relación con ningún otro pterosaurio debido a su extraño pico largo, delgado y sin dientes.

Al principio se pensó que se trataba de la espina de aleta de algún tipo de pez pero, paleontólogos de las Universidades de Portsmouth y Bath, en Inglaterra, descubrieron una textura única en el hueso que solo poseen los pterosaurios por lo que, poco después dieron en cuenta que en realidad era un trozo de pico.

Los restos fosilizados se encontraron en la región Kem Kem de Marruecospor lo cual pertenecen al Cretácico tardío; asimismo se hallaron fósiles adicionales a la nueva especie de pterosaurio con un pico largo y delgado como el de un kiwi.

Este pterosaurio -el cual fue bautizado como Leptostomia begaaensis– utilizaba su largo y delgado pico para hundirlo en el barro y la tierra en busca de presas como peces, crustáceos, almejas, gusanos y animales pequeños.

Este comportamiento hoy en día es practicado por los kiwis modernos, los zarapitos, ibis, abubillas o aves playeras quienes, como el pterosaurio, hunden sus picos en la tierra perforándola en busca de alimento.

Los expertos afirman que, hasta el día de hoy se conocen alrededor de 100 especies de pterosaurio, los cuales varían su tamaño que van desde muy grandes como un avión o tan pequeños como un gorrión.

No obstante, esta nueva información sobre el pterosaurio pico de kiwi ofrece nueva información a los investigadores sobre un nuevo estilo de vida que se desconocía de esta especie ya que, en su mayoría solían cazar al vuelo o acechar a sus presas.