Dado que aún no es exonerado del quebranto por 359 millones de pesos en las finanzas de Isssteleón, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón pidió a Eduardo Bailey Elizondo, ex titular de la institución de salud, sea él quien ofrezca una disculpa pública al pueblo.

Luego que el tricolor reapareciera tres años después para asegurar que fue liberado de cargos en su contra y pidiera al mandatario estatal se disculpe públicamente por acusarlo y dañar su imagen, éste refirió que un amparo no lo exime de responsabilidades.

La Fiscalía Anticorrupción, señaló, trabaja aún en la carpeta de investigación que no ha sido cerrada, y aclaró que él no persigue a nadie, pues no es juez ni agente del Ministerio Público.

“No ha sido exonerado, y el que tenga un amparo no quiere decir que él no lo hizo, creo que él debería de pedirle disculpas al pueblo de Nuevo León, yo por qué”.

“Él debe responder por sus responsabilidades y yo por las mías”.

“Si se demuestra que yo no tengo la razón, pediré las disculpas, pero no hay ninguna autoridad que lo haya dicho, ahí está el juicio y se ha comprobado, no fui yo él que pidió una orden de aprehensión”, expuso.

No obstante, dijo preferir no entrar en polémica para no ofender a la familia de quien, por muchos años, fue amigo y compañero de partido en el PRI.

Bailey Elizondo fue detenido en abril del 2017 por el fraude en el Instituto de Seguridad Social y Servicios para los Trabajadores del estado de Nuevo León, ocurrido cuando estuvo al frente de este.

Sin embargo, dijo sentirse mal de salud por lo que se le trasladado a un hospital de donde momentos después huyó en bata.

El en ese entonces delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Trasportes en Durango solicitó un amparo que le permitió llevar el proceso en libertad, sin que este llegue aún a su fin.