Tratando de aligerar la carga emocional de la pandemia del Covid-19,  el ISSSTE promueve la prevención de enfermedades mentales y secuelas de la pandemia en pacientes y personal de salud con un enfoque de sensibilidad y humanismo. 

El Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda detalló que durante la emergencia sanitaria y hasta hoy, la dependencia ha cuidado a pacientes y personal sanitario a cargo con 10 servicios de manejo de estrés, apoyo en crisis, prevención de estrés postraumático y atención al Síndrome de Burnout. 

Y es que el coronavirus causó depresión y miedo por aislamiento social, distanciamiento familiar y alta exposición a información alarmista; personal de salud sufrió violencia y discriminación. 

Destacó que la salud mental de la población se ha visto afectada por la pandemia debido a miedo a la nueva enfermedad, efectos de aislamiento social, distanciamiento de familiares y exposición alta a información confusa y alarmante en medios no calificados; sin embargo, uno de los grupos más vulnerables han sido los equipos de salud en primera línea de atención COVID-19 quienes además del estrés han enfrentado violencia y discriminación.

Para dar contención a estos problemas de salud mental, señaló, se ha implementado un paquete de servicios para el personal como: plataforma de monitoreo de salud mental donde se vigila su estado mental y bienestar psicosocial para disminuir el impacto negativo de la pandemia; atención en caso de crisis a través de línea telefónica sectorial y grupo WhatsApp; programa autogestivo para el manejo de estrés basado en Mindfulness; zoo terapia como procedimiento terapéutico de efectos positivos para mejorar el ánimo y combatir el estrés; capacitación y actualización en temas de redes de apoyo, primeros auxilios psicológicos y prevención, detección y manejo del suicidio. 

Además de otros servicios para control de factores que podrían complicarse en la etapa de confinamiento en casa.