Un bebé prematuro de 23 semanas (casi seis meses) fue encontrado vivo en los refrigeradores mortuorios en el Hospital General de Zona No. 20 del IMSS, la Margarita, en Puebla. Horas antes había sido declarado muerto.

La madrugada del 21 de octubre una mujer dio a luz a un bebé prematuro, por lo que se le aplicaron los protocolos y al hacerle una revisión médica, el personal lo declaró muerto porque no presentaba signos vitales.

El supuesto cadáver fue enviado a los refrigeradores mortuorios del hospital.

Más tarde, de acuerdo a medios, el recién nacido fue entregado a su padres, cuando se dieron cuenta que aún estaba vivo.

A través de un video se ve el momento en que un hombre está con el niño, que tiene un papel de identificación en la muñeca y pierna, está envuelto en una sábana azul y hace algunos gemidos.“Aquí estoy yo, resiste papito, resiste papito lindo. Está llorando el niño, sigue llorando, está vivo.Diosito mío acompaña a mi bebé, acompáñale que está vivo, acompáñalo diosito mío”Hombre del video

El recién nacido estuvo alrededor de seis horas en los refrigeradores, de acuerdo con versiones.

IMSS dice que investigará el hecho

Más tarde el IMSS aclaró en una tarjeta informativa que la madrugada del 21 de octubre personal del hospital en Las Margaritas atendió un parto prematuro de un bebé de 23 semanas de gestación.

Al momento de hacerle la valoración correspondiente por ser catalogado “prematuro extremo”, aseguraron que no tenía signos vitales, lo declararon muerto y enviaron al cuerpo a los refrigeradores.

Después de que fue encontrado vivo, fue enviado a la Unidad de Cuidado Intensivos Neonatales del Hospital General de Zona No. 20. El pronóstico de vida es reservado.

El IMSS aseguró que está investigando el caso para deslindar responsabilidades.