Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

La encuesta del Grupo Reforma publicada en El Norte aclara las cosas: las encuestas patito no imponen percepción. De nada sirve derrochar dinero en encuestas pagadas, cuchareadas, si carecen de lo esencial, es decir, de credibilidad.

Repetiré a Giovanni Sartori: “La sondeo-dependencia es la auscultación de una falsedad que nos hace caer en una trampa y nos engaña al mismo tiempo”. Y los autoengaños de Samuel García, Víctor Fuentes y los medinistas Adrián de la Garza y Francisco Cienfuegos son recurrentes. El único que no se autoengaña es Ildefonso Guajardo, y eso lo favorece.

Frente a las encuestas patito, El Norte pone orden:

¿Cuál será la respuesta de los derrotados en esta encuesta?

¿Dirán que la encuesta de El Norte está cuchareada?

¿Dirán que la candidata de El Norte es Clara Luz Flores?

La única certeza que tengo es que las campañas negativas y la guerra sucia en contra de Clara Luz Flores Carrales se incrementarán. Ya se sabe: aclarando amanece y es entonces cuando los mariachis callan.