Un juez federal rechazó la petición de la ex titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles, de suspender el proceso penal que se abrió en su contra desde 2019 por omisiones que habrían derivado en el desvío de 5 mil millones de pesos de dicha dependencia y de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

El juez Ganther Villar Ceballos determinó improcedente la petición de la ex funcionaria, tras una audiencia de más de 8 horas y en la que presentación de pruebas se aplazó al 8 de diciembre a solicitud de la defensa.

Esto significa que Robles permanecerá interna en el penal de Santa Martha Acatitla. La audiencia se celebró a puerta cerrada y los abogados pidieron al juez que se dictara el sobreseimiento del caso.

La audiencia intermedia continuará a las 10:00 horas del 8 de diciembre.

El pasado 26 de octubre, Rosario Robles declaró en una carta que la Fiscalía General de la República (FGR) la tiene como rehén para obligarla a que señale como responsables a ex funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto con mayor jerarquía que ella.

Según Robles, esto es el plan para darle la libertad, para dirigir sus energías hacia dichos funcionarios. Esto con base en fuentes confiables dentro de la FGR.

Robles indicó en dicha carta que no quiere salir de prisión por la puerta de atrás y dijo que no buscará su libertad como testigo colaborador. La ex titular de la Sedatu ha apelado por su libertad desde que se abrió el proceso en su contra, en el cual se le dio prisión preventiva por supuesto riesgo de fuga. 

La ex funcionaria acotó que no mentirá para obtener su libertad, ya que seguirá luchando por su inocencia por la vía legal, confiando en que habrá alguien en el sistema judicial que aplicará la ley.