Petróleos Mexicanos (Pemex) dio a conocer este miércoles que obtuvo una utilidad neta de mil 417 millones de pesos durante el tercer trimestres de este 2020, un resultado atribuido principalmente al rendimiento en instrumentos financieros derivados y a la utilidad cambiara obtenida durante el periodo.

Si bien se trata de una ganancia modesta para una petrolera del tamaño de Pemex, el resultado financiero contrasta con las pérdidas por 87 mil 359 millones de pesos reportadas en el mismo trimestre del año anterior.

En el acumulado de este año, marcado por una profunda crisis económica mundial, la empresa productiva del Estado presenta un balance negativo por 605 mil 44 millones de pesos. Durante todo 2019, las pérdidas fueron de 346 mil 135 millones.

Cabe recordar que durante el mes de abril, que coincidió con el momento más álgido de la pandemia de coronavirus que ya ha dejado más de un millón de muertes en todo el mundo, el precio del petróleo se desplomó hasta los valores negativos.

Pemex reporta números negros durante tercer trimestre de 2020

Pemex agrega en su reporte financiero que su deuda total creció en el tercer trimestre de 2020 hasta llegar a los 218 mil 257 millones de pesos, 24.9 por ciento más en comparación con el cierre de 2019. Esto se debió principalmente a los montos utilizados de las líneas de crédito, así como a la depreciación en el tipo de cambio.

Así, la empresa vendió 41 por ciento menos en el mercado nacional y 18.6 por ciento menos en el extranjero, con lo que sus ventas totales bajaron 32 por ciento en comparación con el mismo semestre del año anterior.

“Las variables más importantes que explican esta situación son la disminución de los volúmenes vendidos debido a la baja en la actividad económica como consecuencia del Covid-19 y la baja en los precios a nivel mundial”, justificó la compañía en el texto.

Finalmente, la estatal apuntó que entre julio y septiembre el pago de impuestos y derechos disminuyó 43 por ciento a tasa anual, debido en mayor parte a la baja en el precio de los hidrocarburos y en la tasa del Derecho por la Utilidad Compartida (DUC), que pasó de 65 al 58 por ciento.