Para ser el equipo con mayor aficionados latinoamericanos (sobre todo mexicanos) en Grandes Ligas, al manager de los Dodgers y a las cadenas televisivas en Estados Unidos se les pasó destacar a los mexicanos, Julio Urías y Víctor González, piezas fundamentales para obtener el campeonato de la Serie Mundial.

Primero, durante la ceremonia de entrega del trofeo, Roberts agradeció a las figuras de Los Ángeles, como Clayton Kershaw, Kenley Jansen, Justin Turner y Corey Seager, sin mencionar a los tricolores, quienes ganaron y salvaron el juego definitivo, frente a los Rays de Tampa Bay.

Fue hasta después, en una entrevista, cuando Roberts destacó la labor, pero sólo la de Urías, de mayor experiencia y el encargado del último out del juego, disputado en Arlington, Texas, y volvió a pasar por alto lo hecho por González, quien en su primera temporada en las Grandes Ligas, se convirtió en un hombre clave en esta serie por el título.

El olvido fue mayor por parte de Fox Sports, que tiene los derechos de la Serie Mundial en Estados Unidos, que pasaron de largo ante la labor de los mexicanos, dentro de una franquicia conocida por su extensa relación con los aficionados de nuestro país fuera y dentro del país estadounidense.

Urías realizó una entrevista para MLB y, posteriormente, atendió a los medios de comunicación en teleconferencia, pero, en la televisiones estadounidenses, no se vio alguna mención de lo conseguido por el sinaloense y su compatriota.