Por Obed Campos

Estamos a días de que arranque de la contienda electoral 2021 con las figuras independientes a la gubernatura, con mucho, pero mucho menos brillo que hace seis años y aquí salta una pregunta obligada, ¿el PAN que sigue siendo una marca fuerte en Nuevo León se ahoga con sus mismas figuras y no hay nadie que se atreva a romper paradigmas como sucedió en Jalisco en 1994?

Para los de memoria corta dirán que a qué me refiero con esos dos apellidos del encabezado de estas garrapateadas notas, pues bien, hablo del jalisciense Alberto Cárdenas Jiménez y el nuevoleonés Víctor Manuel Pérez Díaz.

Al primero no lo conozco personalmente, pero mis contactos en Jalisco me dicen que sin duda él puede ser el candidateable más fuerte del PAN en el 2024, mientras que acá en Nuevo León, si se ponen vivos los albiazules, y el segundo es un compañero periodista nativo de Lampazos, actual diputado federal panista, quien puede ser el as que devuelva a la vida a los mal llamados pitufos en Nuevo León.

Dirán que no le encuentran cuadratura a esta analogía entre ambos, pero bien, Cárdenas, de 1992 a 1994 gobernó Zapotlán el Grande o también conocida como Ciudad Guzmán en Jalisco, una ciudad de poco mas de 100 mil habitantes.

La historia nos dice que en 1994 se atrevió a desafiar a la cúpula panista de aquella región que comandaba el Grupo de Ramírez Acuña, y contra todos los pronósticos ganó la elección interna y más tarde se convirtió en el primer gobernador emanado de Acción Nacional de una serie 3 en total en ese estado.Las similitudes en las historias políticas de dos panistas, uno de Jalisco y el otro de Nuevo León, aparentemente tan distantes, saltan a relucirLa historia nos dice que en 1994 se atrevió a desafiar a la cúpula panista de aquella región que comandaba el Grupo de Ramírez Acuña, y contra todos los pronósticos ganó la elección interna y más tarde se convirtió en el primer gobernador emanado de Acción Nacional de una serie 3 en total en ese estado.

Fue secretario de agricultura con Vicente Fox y todo pintaba para que fuera el gallo a la presidencia del país, pero el de botas y la lengua larga, Fox, ya sabe usted, como siempre se equivocó y mandó al inefable Santiago Creel, un miembro nuevo del PAN que termino por perder con Felipe Calderón.

En Nuevo León la nueva cúpula de Zeferino Salgado-Raúl Gracia, mejor conocida como la Chefo-Gracia controla los hilos del PAN y no da luz con nadie, porque es de todos sabido que no les interesa ganar, sino seguir haciendo negocios, ya que al salir el nombre de Víctor Fuentes ellos mismo lo apestaron y harán lo imposible por marginarlo hasta que termine por renunciar.

Por eso siento que es el momento que Pérez Díaz, quien inició su carrera de la mano de su amigo y compadre y hoy morenista, Dionisio Herrera Duque en el 2006, que lo llevó de regidor, más tarde lo apoyó a la diputación local y luego coronó esa amistad viéndolo como presidente municipal en Santa Catarina, Nuevo León, municipio de la zona conurbada de Monterrey.

Víctor Manuel Pérez Díaz, desde el 2012 hasta hoy en día cuenta con un liderazgo propio y es pieza determinante en el PAN, donde es de los más influyentes.

Siendo diputado federal actualmente no ha dicho que pretende en el 2021, pero por lo pronto su equipo de trabajo con marca propia, ha dado buenos resultados y con hegemonía, es con Héctor Castillo, actual alcalde de Santa Catarina y Jesús Nava, dos piezas de fuerzas básicas que han cumplido con creces en sus trabajos y que le son leales a Víctor.

Pérez podría ser un factor que marque diferencia en Nuevo León, si él así lo decide en este 2021, de lo contrario en el 24 puede ser muy tarde porque la gubernatura se ganará por el partido que haga mejores alianzas y esta puede darse entre Morena y una ala fuerte del PRI.

El PAN podría ganar también pero requiere una alianza con Movimiento Ciudadano y los del Movimiento Naranja ya adelantaron que no les interesa, pero esto porque Chefo-Gracia no les conviene.

Por eso es el momento que surja otro liderazgo que les ponga un alto a esos dueños del partido que sin duda lo llevan a quedar en últimos lugares y al filo de exterminio tal como hoy en día está el PAN en Jalisco.

Puede ser que cuando Pérez Díaz se decida va a tomar un PAN en ruinas, difícil de enderezar y con otro tipo de posibilidades, no tan halagadoras como las que puede tener hoy en día, porque el 21 puede armar una alianza con mejores dividendos sin caer en esa ambición desmedida de los hitlerianos “Her Chefo” y “Her Gracia”.

Así que yo le digo al amigo Pérez, que Santa Catarina con 280 mil habitantes es una ciudad más pujante que Ciudad Guzmán y allá no se inmutaron para hacer su propia historia, cosa que él lo tiene a su alcance si se lo propone.

obed@sdpnoticias.com@obedc