Cada 4 años en Estados Unidos se llevan a cabo las elecciones presidenciales, siendo este 2020 un año en el que se celebrarán dichos comicios, los cuales suponen los quincuagésimos novenos que se realizan en dicha nación y en los que Donald Trump y Joe Biden, son los principales aspirantes en busca de los 270 votos electores mínimos para triunfar en el proceso.

Sin embargo, el sistema electoral por medio del cual se determinará si Trump alcanza un nuevo periodo de 4 años o si Biden será el nuevo mandatario, no es como el que se encarga de los comicios en México.

Al respecto, la periodista Fernanda Caso explica que a diferencia de México, en Estados Unidos no existe una institución electoral, como el INE, que sea la responsable de realizar los procesos a nivel nacional, sino que cada estado se encarga de definir sus respectivos procesos y reglas.

Asimismo, detalla que los gobiernos tanto estatales como municipales, son quienes deben revisar las casillas instaladas y también son quienes tienen que hacer el conteo de votos, lo cual ha sido interpretado a lo largo de años, como un problema debido a que al contar con la capacidad de definir las reglas, los encargados de los gobiernos localespodrían favorecer a sus partidos.

De la misma forma, al ser los responsables de determinar la cantidad de recursos a destinar en la realización de las elecciones, algunos estados y municipios tienden a desembolsar recursos menores para dicho tema, lo cual ha derivado en sistemas electorales y equipos deficientes o inseguros.

Otras las diferencias, es que los ciudadanos pueden emitir su voto de diferentes formas, pues si bien el día de la jornada pueden acudir a las casillas a hacerlo, también pueden presentarlo de manera anticipada en los centros de votación temprana y por medio de correo.

En el caso de la votación temprana, ésta empieza semanas previas a la elección y funciona igual que la votación normal, pero se instalan una cantidad menor de casillas, en tanto que el voto por correo, que existe desde hace más de un siglo, se hace por medio de un justificante que explique la razón por la cual no se puede ir a las casillas.

Sin embargo, ante la actual Emergencia Sanitaria por el coronavirus, los estados han decidido relajar sus reglas para facilitar el voto por dicha vía y con ello, evitar aglomeraciones en los sitios de votación.

Debido a que de momento el servicio postal atraviesa por dificultades derivadas por falta de presupuesto, se prevé que los resultados de la elección puedan no darse la misma noche de la jornada e incluso, pasen días sin saber quién fue el ganador.

Por otro lado, destaca Caso, los votos no son contados por ciudadanos frente a los representantes de partidos, sino por máquinas y en caso de alguna falla, los votos que se hacen mediante las licencias de conducir y no por una credencial de elector, pueden llegar a contarse de manera manual.