La jornada final de la elección presidencial de Estados Unidos (EU) está a horas de arrancar y autoridades del gobierno federal han decidido levantar un muro o cerca “no escalable” alrededor de la Casa Blanca en Washington DC, como medida de prevención ante posibles protestas y desobediencia civil por los resultados de la elección

De acuerdo con el reporte de The Guardian, la “barricada” fue utilizada originalmente durante el mes de junio en el marco de las protestas por la muerte de George Floyd a manos de un policía en la ciudad de Minneapolis, Minnesota. El muro es calificado como “no escalable” y comenzó a montarse la mañana de este lunes 2 de noviembre, en el último día de campaña del todavía presidente Donald Trump y de su rival, el candidato del Partido Demócrata Joe Biden. 

Fotos de la agencia AFP muestran un nuevo bloque de protección por encima de la reja original que se ubica en uno de los accesos de la Casa Blanca. Se espera que el “muro” se instale alcance todo el perímetro de 15th Street, Constitution Avenue, 17th Street y H street.

Además de la barrera física, alrededor de 250 elementos de la Guardia Nacional serán movilizados en los alrededores de la residencia oficial ante posibles protestas o manifestaciones. Comercios, oficinas y negocios de la ciudad de Washington DC también han comenzado a tapizar sus fachadas a fin de evitar daños. Medidas similares se han tomado en Nueva York, Los Ángeles, Seattle y Filadelfia. 

Joe Biden saca 6.8 puntos de ventaja sobre Donald Trump

Según el promedio de encuestas del portal RealClearPolitics, Joe Bidentiene la delantera con 50,7% de las preferencias con una ventaja de 6,8 puntos sobre Donald Trump (43,9%).Esta ventaja se ha mantenido en los últimos meses y en algunos momentos ha sido de hasta casi diez puntos. 

Para llegar a la Casa Blanca, hay que ganar la mayoría de los grandes electores por estado. Esto hace que se concentre la atención en un puñado de estados que pasan de un partido a otro en cada ciclo electoral. 

Biden adelanta a Trump en los sondeos en Michigan (+5,1 puntos) y Wisconsin (+6,6 puntos), dos estados del norte de Estados Unidos donde el magnate republicano se impuso sorpresivamente hace cuatro años, lo que contribuyó a su victoria. En Pensilvania, uno de los estado considerados como clave, el liderato del demócrata es ligeramente inferior, con cerca de 2,9 puntos de ventaja, cerca del margen de error.