Lady Gaga y el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se enfrascaron en una pelea en redes sociales previo a las elecciones de este martes 3 de noviembre.

La cantante que se ha posicionado a favor del candidato demócrata Joe Biden, y que incluso apareció junto a él en Pittsburgh, Pensilvania, no pasó desapercibido para el mandatario estadounidense.

En Pensilvania, ambos candidatos se juegan gran parte de sus opciones en la contienda electoral.

La campaña de Trump utilizó el “fracking” (fracturación hidráulica para la extracción de hidrocarburos), para atacar a la también actriz.

“Nada muestra mejor el desdén de Biden por los olvidados hombres y mujeres trabajadores de Pennsylvania que hacer campaña con la activista ´anti-fracking´ Lady Gaga“, dijo Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña del republicano.

La estrella de “A Star is Born”, no tardó en responder.

“Hola, Tim, Hola, Trump. Muy feliz de estar viviendo gratis en sus cabezas”.

Trump hizo lo propio con el siguiente comentario: “Acabo de conocer que el adormilado Joe Biden está haciendo campaña en Pensilvania con Lady Gaga, una integrante orgullosa de ´Artistas Contra el Fracking´. Esta es una prueba más de que Biden prohibirá el ´fracking´ y disparará los precios de tu energía”.

En cualquier caso, Lady Gaga ignoró este lunes este último comentario del líder y se centró en su acto con Biden en Pensilvania, un estado que visitaba de niña para ver a su abuela. 

“¡Buenos días, Pensilvania! ¡Estoy muy emocionada de verlos esta noche y de cantar para ustedes! ¡Creo que en ustedes y en mí! Hablemos de cómo se verá América con un presidente más amable. Necesitamos cada voto”, dijo este lunes con una fotografía en la que aparecía con un pin de Biden. 

La ofensiva republicana contra Biden por el “fracking”, ahora con Lady Gaga como víctima colateral, ha sido una táctica habitual de la campaña de Trump en las últimas semanas para intentar ganarse a los estados del cinturón industrial de Estados Unidos, como Pensilvania. 

Sin embargo, el demócrata ha negado repetidamente que quiera restringir esta controvertida técnica para extraer hidrocarburos: “No prohibiré el ‘fracking’ en Pensilvania. Protegeré los empleos en Pensilvania, y punto. No importa cuántas veces mienta Donald Trump“, manifestó Biden en un comunicado la pasada semana.