La cantante Ariana Grande no podría estar más entusiasmada e ilusionada con la reciente publicación de su sexto trabajo discográfico, positions, un álbum del que ya se reveló poco antes de su lanzamiento que sería el más honesto y directo de su carrera en lo que a abordar temáticas de corte íntimo se refiere.

Tanto es así, que Ariana Grande reconoció que tuvo serias dudas sobre si sería apropiado compartir con sus fans un tema tan provocador como 34+35, en el que la italoamericana enumera aquellas posturas favoritas que suele emplear en la privacidad.

Eso sí, tales reparos no estaban tan relacionados con la temática de la canción en cuestión, sino con la forma en que su impacto mediático podría eclipsar el tono “dulce y emotivo” que presenta el resto del álbum.

Finalmente, la estrella del pop consideró que una pista tan “divertida” e ingeniosa se merecía formar parte de su disco, especialmente por el curioso contraste que existe entre unas letras sexualmente tan explícitas y una producción que recuerda inevitablemente a las canciones más inocentes de Disney.

“Esta canción me tenía muy nerviosa en un primer momento, ya que temía que pudiera desviar la atención de la emotividad y la vulnerabilidad que expreso en otros temas del disco. Pero es una canción muy divertida, y sin duda se merecía estar dentro de este álbum. Creo que todo lo que hago lleva un cierto componente humorístico, y francamente todo el mundo sabe que no me paso todo el día sentada en una silla”, dijo Ariana Grande en el programa de radio The Zach Sang Show.