La aerolínea Interjet incumplió la promesa que realizó a trabajadores a principios de esta semana y no pagó una de lasquincenas adeudadas este 6 de noviembre de 2020, como se había acordado.

Trabajadores de la empresa indicaron a El Financiero que los pagos prometidos por el presidente ejecutivo, Alejandro del Valle, no llegaron pese al compromiso emitido ante la Secretaría de Gobernación, luego de la huelga de los empleados.

Los trabajadores acusaron que consideran que la empresa va a quebrar pronto, y explicaron que los nuevos dueños Alejandro del Valle y Carlos Cabal llegaron para quebrarla en vez de inyectar los 3 mil millones de pesos (150 millones de dólares) que prometieron.

Interjet comenzó a ver problemas financieros a principios de 2019. En ese entonces los sobrecargos se quedaron sin insumos para dar servicio de comida a pasajeros. Además varios vuelos fueron cancelados durante el verano de 2019, lo que generó molestia entre los usuarios.

Los problemas de pago a empleados comenzaron en abril de 2020. Según los trabajadores, a partir de ese mes los pagos se comenzaron a recorrer, para pasar del día 15 de cada mes a los últimos días, y luego a dejarse de depositar de lleno.

En total van 2 meses de quincenas atrasadas, que han afectado a cerca de 5 mil empleados de Interjet, que han tenido que poner de su bolsa para seguir trabajando. Otros más se quedaron sin actividades por la pandemia de Covid-19.

Un empleado de Interjet dijo a El Financiero que el representante sindical de la Sección 15 de la CTM, Joaquín del Olmo, había asegurado que de no ser por los nuevos inversionistas, la empresa ya habría quebrado”.

Esa reunión se dio en agosto y citaron a todos los pilotos de SuperJet. Los empleados han ido perdiendo la confianza en la aerolínea.

Recientemente Interjet se vio envuelta en otra polémica, ya que canceló todos sus vuelos del 1 y 2 de noviembre, al parecer por falta de turbosina, afectando a cientos de pasajeros que ya tenían sus viajes agendados con antelación. Los vuelos comenzaron a ser reprogramados a partir del 3 de noviembre.

Esto derivó en que la Profeco emitiera una Alerta a la aerolínea y advirtiera de una demanda colectiva de los afectados.