El equipo de campaña de Joe Biden solicitó a la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés) ser declarado ganador y liberar los fondos públicos etiquetados para el periodo de transición.

De acuerdo con AFP, la agencia de Estados Unidos tiene cierta independencia del Gobierno Federal pero su titular, Emily Murphy, fue designada por Donald Trump y por ello ha decidido no pronunciarse sobre el resultado de la elección

Una orden de Murphy para liberar los fondos de la transición sería un reconocimiento de la victoria del demócrata, justo en momentos en que el todavía presidente prepara su defensa legal para borrar de los conteos millones de votos por correo que considera ilegales.

Hasta este momento, la GSA no ha respondido a las solicitudes de Bideny de su equipo, por lo que el proceso legal y presupuestal de transición no puede comenzar. La última vez que la agencia no ordenó la entrega de los recursos dentro de las siguientes 24 horas al cierre de las casillas fue en en el año 2000, cuando la elección en Florida llegó hasta los tribunales y, tras varias semanas, se nombró como ganador al republicano George W. Bush.

Joe Biden ya se asume ganador de la elección y prepara la transición con o sin recursos de la GSA

En todo caso, Joe Biden ya se presenta como presidente electo ante la ciudadanía y ha iniciado los primeros trabajos de transición con miras a tomar la presidencia el 20 de enero próximo, con o sin fondos de la GSA.

Una de sus primeras acciones fue establecer este 9 de noviembre un comité asesor para combatir al coronavirus en el país más afectado por la pandemia, con más de 3 por ciento de la población infectada y casi 240 mil fallecidos por la enfermedad.

El cambio en la estrategia contra el Covid-19 fue una de las mayores promesas de campaña del candidato del Partido Demócrata y, de acuerdo con expertos, una de las claves de su victoria ante el desencanto del enfoque dado por Trump.

Además, Biden se entrevistó por teléfono con el primer ministro canadiense Justin Trudeau, en la que ambas partes acordaron trabajar de manera conjunta para enfrenar el cambio climático y la pandemia de Covid-19.