La Oficina en México del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos (DH), condenó el operativo policial desplegado anoche en Cancún, Quintana Roo, donde se realizaron disparos en contra de manifestantes para dispersar una protesta feminista realizada en las inmediaciones del palacio municipal de Benito Juárez.

En un posicionamiento a través de su cuenta de Twitter, la ONU-DHlamentó el uso excesivo de la fuerza por parte de los policías, y expuso que las autoridades en Cancún deben respetar proteger y promover el derecho a la manifestación, por lo que no debe de hacer uso de armas letales en protestas pacíficas.

El organismo internacional señaló que se debe de revisar la cadena de acontecimientos alrededor del operativo debido a que autoridades civiles, como el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, señalaron que para seguir la protesta se giró la instrucción precisa de no portación de armas y de respeto a la libertad de manifestación.

Según reportes preliminares, hasta el momento se reportan cuatro personas lesionadas, dos de ellos reporteros; y pese a denuncias de detenciones arbitrarias por parte de los manifestantes, la Fiscalía del Estado de Quintana Roo negó tener bajo su custodia a alguna persona que haya participado en la protesta.

Sobre las agresiones a periodistas que cubrían la movilización, la representación de la ONU dijo que la función que ejercen es esencial para una sociedad libre y democrática, por lo que resulta muy preocupante que resulten con lesiones en este tipo de acontecimientos.

El organismo recordó que la protesta en Cancún fue convocada para exigir justicia por el feminicidio de la joven Alexis, de 20 años de edad, por lo que expresó su solidaridad con todas las víctimas y familiares de crímenes contra mujeres; y exigió la resolución del caso y el castigo correspondiente para los responsables.