El fiscal general de Estados UnidosWilliam Barr, autorizó a los procuradores del Departamento de Justicia indagar alegatos con sustento de irregularidades en las elecciones presidenciales de 2020, si estos existen, antes de que se certifiquen los comicios.

De acuerdo con AP, William Barr dio a los fiscales la facultad de indagar, pese a las políticas del Departamento de Justicia que prohiben dichos actos antes de que se certifique una elección.

La acción se da dos días después de que Donald Trump asegurara que el pleito legal por las elecciones apenas empezaba, sin conceder la victoria a Joe Biden, quien ya es proyectado presidente electo de los Estados Unidos.

El actual mandatario ha indicado, sin pruebas, que hay una conspiración del Partido Demócrata para favorecer a Joe Biden en los comicios, esto pese a que el aspirante tiene una ventaja ya abrumadora en los votos electorales, según las proyecciones más importantes.

William Barr pidió a los fiscales conduzcan las indagatorias si hay alegatos creíbles y con sustentos de irregularidades que, de ser ciertas, podrían impactar el resultado de la elección federal en un estado.

En el mensaje acotó que los alegatos que no impacten el resultado de los comicios se aplacen hasta que se certifiquen las elecciones. En el documento no se especifica una acción de fraude en particular.

Pese al anuncio, el fiscal general llamó al personal del Departamento de Justicia a mantener la neutralidad, alejados del partidismo y apegados a la equidad en los comicios.

William Barr ha sido un aliado fiel de Donald Trump y le ayudó a vociferar el fraude electoral antes de las elecciones, ya que el presidente sentía que el voto por correo era un indicio de manipulación.

Según fuentes citadas por AP, William Barr no fue exhortado por Donald Trump para dar luz verde a las indagatorias. Sin embargo, el anuncio va a tono con las declaraciones del presidente en los últimos días.