El Congreso de Perú destituyó a su presidente, Martín Vizcarra, tras declararlo como “incapaz moral” con 105 votos a favor en un juicio político que se basa en acusaciones por la comisión de actos de corrupción cuando era gobernador de la provincia de Moquegua durante el periodo 2011 a 2014.

La resolución del parlamento declaró al político con “permanente incapacidad moral” y concluyó la vacancia de la Presidencia de la República que conlleva al régimen de sucesión que establece la Constitución de Perú.

La destitución del presidente de Perú será efectiva a partir de que le sea comunicada a Martín Vizcarra, al primer ministro Walter Martos o sea publicada en el diario oficial del país.

De momento, la responsabilidad del cargo de presidente será asumida por el titular del Congreso de Perú, Manuel Merino quien forma parte del grupo Acción Popular, recupera la agencia EFE.

Aunque la destitución de Martín Vizcarra era esperada por muchos legisladores que querían forzarla, la decisión provocó sorpresa porque se creía que no sumaría los 87 votos necesarios para conseguir la vacancia, como se conoce al proceso en el país.

El presidente de Perú sostuvo su defensa negando la recepción de sobornos y lanzando críticas a que la apertura del proceso se basara en acusaciones no corroboradas por la justicia, por lo que los tildó como “hechos falsos”.

Sin embargo, el Congreso de Perú mostró una postura “hostil” hacia Martín Vizcarra acusándole de ser “mentiroso, inmoral y corrupto” así como el responsable de la inestabilidad política en el país, pese a los llamados de empresarios y organizaciones de la sociedad civil para que lo mantuvieran en el cargo frente al riesgo de su destitución.