En nuestro país, el 53 por ciento de los vapeadores usan el cigarro electrónico como una alternativa para disminuir o eliminar el consumo de cigarro de tabaco, según el estudio ‘El Vapeo en Múltiples Países’ de la organización suiza, Health Diplomats.

Ante ello, el 60 por ciento de los usuarios de cigarros electrónicos consideran que el decreto por el que se prohibió la importación de esos dispositivos y otros aditamentos es un error porque bloquea el acceso alternativas menos riesgosas para los fumadores.

De hecho, los mexicanos son los que tienden más a usar esos motivos a fin de reducir el consumo de cigarros de tabaco con 37 por ciento, en comparación con el 34 por ciento en promedio de otros países como Indonesia, Canadá, Italia, Japón y España.

El mencionado 37 por ciento de quienes quieren reducir el consumo de tabaco se suma al 16 por ciento de quienes quieren dejar de fumar por completo con el uso de cigarrillos electrónicos, por lo que el porcentaje total es del mencionado 53 por ciento.

El 73 por ciento de los encuestados mexicanos criticaron que el acuerdo emprendido por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el pasado 19 de febrero, no haya tenido una amplia discusión desde el Congreso de la Unión y otros foros públicos.

Por ello el 88 por ciento de los encuestados mexicanos apoyaron que el Congreso formule un marco regulatorio para que estos productos sean accesibles y a la vez proteja a los menores de edad del acceso a los mismos.