Estados Unidos reportó mil 893 muertes por coronavirus en las últimas horas, un récord no registrado desde principios de mayo y que prende alertas en el país más afectado por la pandemia a nivel mundial.

De acuerdo con CNNEstados Unidos registra al menos 241 mil 700 muertes por coronavirus y la nación está lejos de llegar a un pico epidémico y comenzar a experimentar una reducción en sus contagios y fallecimientos por la enfermedad.

De hecho, el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington pronostica que más de 110 mil personas podrían morir en los próximos dos meses por Covid-19 debido a que el crudo invierno en los estados del norte fomentará los contagios.

Además, se estima que en este momento hay 65 mil personas hospitalizadas por la enfermedad, lo que hace pensar a las autoridades que pronto habrá una saturación de los servicios médicos en varios estados.

Estados Unidos reporta cifra récord de muertes por coronavirus

Noviembre ha sido un mes particularmente difícil para las autoridades sanitarias de Estados Unidos, con registros de 100 mil nuevos casos o más de coronavirus por nueve días seguidos, algo nunca observado desde el inicio de la pandemia.

Además, Texas se convirtió en el primer estado en rebasar el millón de casos positivos confirmados, mientras que California está a un día de superar esa cifra. Estos dos estados, los más poblados del país, concentran en conjunto casi 20 por ciento del total de los contagios.

Un análisis del Laboratorio de Políticas del Hospital de Niños de Filadelfia proyecta que las siguientes semanas serán particularmente difíciles para el Medio Oeste, el Noreste y el Atlántico, donde ya están aumentando el número de pacientes que requieren asistencia mecánica para respirar.

Ahora, la preocupación de los médicos es que la pandemia se dispare con celebración del Día de Acción de Gracias el último jueves de noviembre, que marca el inicio de la temporada de fiestas de fin de año en Estados Unidos.

El laboratorio señaló que lo más prudente es no reunirse ni en Acción de Gracias ni en Navidad, pero están conscientes de que ha sido un año muy difícil por los confinamientos y las familias querrán estar juntas en ambas fechas, lo que irremediablemente tendrá consecuencias importantes en el número de contagios.