La melatonina, mejor conocida como la “hormona del sueño” porque ayuda al cuerpo a identificar cuándo es el momento de dormir, también es un potente antiinflamatorio y antioxidante.

Debido a estas propiedades, científicos de España llevan a cabo un par de ensayos clínicos en el Hospital Universitario La Paz, en Madrid, para saber si la podría contribuir a evitar la infección de coronavirus y a tratar los casos graves de Covid-19.

El doctor Alberto Borobia, coordinador de la Unidad Central de Investigación Clínica y Ensayos Clínicos (UCICEC) del Hospital de La Paz, señaló que las propiedades antioxidantes de esta hormona ya se han postulado como tratamiento contra otros coronavirus o el MERS, en estudios con modelos animales “que lo avalan”.

De hecho, la melatonina ya es usada en el cóctel de medicamentos con el que fue tratado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando padeció Covid-19, aunque es difícil saber en qué proporción contribuyó a su rápida recuperación.

Según datos del Instituto Internacional de la Melatonina de la Universidad de Granada, el organismo comienza a liberar esta hormona que cuando llega la oscuridad de la noche y recorre el circuito sanguíneo para sincronizar las funciones de nuestro reloj biológico.

Igual que ocurre con otras hormonas, su producción decae con la edad, a partir de los 35 o 40 años, y esto repercute en el sueño, en enfermedades inflamatorias e incluso, en el envejecimiento.

Una de las hipótesis de los ensayos es comprobar si reforzando la melatonina endógena se puede contribuir a prevenir la infección de coronavirus en personas sanas con alto riesgo de contagio o, en el caso de que se contraiga, si evita el desarrollo de una forma grave de covid-19.

Borobia señaló que ya se ha realizado una primera ola del estudio con 350 voluntarios y ahora está en marcha la segunda con otros cien más, por lo que se esperan resultados de eficacia para principios de 2021.

Un segundo ensayo clínico, en el que también colabora la unidad de investigación de La Paz, se centra en conocer el efecto de la melatonina en pacientes de coronavirus ingresados en la unidad de cuidados intensivos.

Son casos que sufren una respuesta inmune exagerada que desencadena una hiperinflamación en su organismo y el desenlace es fruto de un fallo multiorgánico por sepsis (infección generalizada).”Queremos conocer si al administrar en dosis altas la melatonina, con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, podría haber un efecto inmunomodulador”Alberto Borobia, investigador