Una boda celebrada el pasado 31 de octubre en Ohio, Estados Unidos, terminó con 30 contagios de coronavirus. Ahora un video con declaraciones de los novios e imágenes de la ceremonia pretenden alertar a otras personas acerca del riesgo de llevar a cabo cualquier festividad.

En total, fueron 83 los asistentes a la boda pese que a que en Estados Unidos los casos siguen en aumento y en muchas otras partes del mundo están viviendo una segunda ola de coronavirus. Entre los infectados están los propios enamorados y tres de sus abuelos; dos de los cuales ingresaron a urgencias.

Según cuentan Anthony y Mikayla Bishop, en la boda muy pocas personas portaron cubrebocas y mantuvieron la distancia social. Sus abuelos sí llevaban mascarilla pero aún así resultaron contagiados. Por su parte, la novia comenzó a mostrar síntomas de coronavirus durante la luna de miel, en Carolina del Norte.

Luego la pareja se vio obligada a interrumpir su viaje tras confirmar la enfermedad de sus abuelos: “No me imaginaba que casi la mitad de nuestros invitados a la boda terminarían enfermos”, confesó Mikayla, ya que en ella distribuyeron desinfectante de manos y cubrebocas.

Asimismo, contó que debido al aumento significativo de los casos de Covid-19 en Ohio, tomaron la decisión de reducir el número invitados a la boda de 200 a 85; una cifra que es aceptada por las autoridades del estado. No obstante, esta nueva medida ha generado polémica, sobre todo por el republicano Jim Jordan, miembro de la Cámara de Representantes de EU.

Esto, al referirse a ella con sarcasmo, enfatizando que es absurdo invitar amigos a la boda, pero no sentarse con ellos en la recepción; tirar el ramo de novia, pero sin levantarse del asiento, y tomar una copa sentado, pero no de pie y en compañía de tus seres queridos.