El senador con licencia del partido Movimiento Ciudadano (MC), Samuel García, acusó que de cara a las elecciones que se llevarán a cabo el siguiente año en el estado de Nuevo León donde se definirá al nuevo gobernador de la entidad, el PRI, el PAN e incluso el PRD están negociando la conformación de una alianza.

Por medio de un par de historias que compartió en su cuenta de Instagram, el aspirante al gobierno del estado dijo que no solo competirá en los comicios locales en contra de la llamada Cuarta Transformación, sino contra lo que él definió como el “PRIANRD”.

Así lo acusó el aspirante a la gubernatura de Nuevo León al indicar que la eventual conformación de un bloque entre el Partido Acción Nacional, el Partido Revolucionario Institucional y el Partido de la Revolución Democrática, se trata de “una mentada de madre”.

Sobre sus señalamientos, Samuel García compartió una nota del diario Reforma, en la cual se informa sobre las negociaciones que el propio dirigente del PRI, Alejandro Moreno, realiza con sus pares del PAN en busca de consolidar una alianza para los comicios del estado.

Cabe destacar que el líder nacional blanquiazul, Marko Cortés Mendoza, informó que el partido que encabeza ya se encuentra analizando una posible alianza con el PRI para combatir lo que denominó como el “morenavirus” en las elecciones que se celebrarán durante el siguiente año.

De acuerdo con lo señalado por el propio Cortés Mendoza, no existe una “receta única” para derrotar al Movimiento de Regeneración Nacional en las siguientes elecciones, por lo que adelantó que se prevé que en algunas entidades, el PAN irá como partido único, pero en otros estados  se está revisando la opción de conformar una coalición.

Por ello, indicó que la posibilidad de aliarse con el PRI no se ha desechado, sin embargo explicó que cualquier solución será consultada con la militancia blanquiazul antes de que se haga pública.

Al respecto, recordó que el PAN se ha enfrentado al PRI desde 1939, no obstante añadió que el escenario político actual necesita de una profunda reflexión, pues muchos ciudadanos no quieren que el voto de oposición contra el movimiento que encabeza AMLO “se pulverice” en los estados.