Académicos consultados por La Jornada lamentaron el regresoal país del exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y señalaron que la negociación para conseguir que Estados Unidos retirara los cargos por narcotráfico en su contra sentará un nuevo precedente de impunidad en las fuerzas armadas.

Mariana Mora, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, señaló al diario que la detención de Salvador Cienfuegos pudo convertirse en un caso emblemático y una muestra de que en México las cosas han cambiado.

Sin embargo, su absolución en una corte de Estados Unidos por presión de autoridades mexicanas sólo reforzará “un arraigado precedente de impunidad de las fuerzas armadas” y dejará la impresión entre la ciudadanía de que “aquí no pasa nada”.

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, señalen que todavía falta que las autoridades mexicanas investiguen los actos del exsecretario, “no hay nada que nos diga que algo va a cambiar”, lamentó.

Salvador Cienfuegos está “libre como el viento”

César Gutiérrez Priego, especialista en derecho militar, apuntó por su parte que Salvador Cienfuegos regresa “libre como el viento” y pasará algún tiempo antes de que la Fiscalía General de la República (FGR) pueda obtener una orden de aprehensión en su contra.

Además, destacó que el caso se va a basar en pruebas aportadas por Estados Unidos y muchas de ellas serían inservibles ante una corte mexicana, como es el caso de las llamadas interceptadas sin una orden judicial.

El abogado Juan Velásquez, quien asesoró a Cienfuegos, tuvo otro punto de vista y consideró a la repatriación como “un gran éxito para el gobierno mexicano”, pues libera a las fuerzas armadas de la presión de otros países.

Además, reconoció que se trató de una gestión diplomática de la SRE y FGR y no de un asunto legal lo que liberó al militar mexicano.

Salvador Cienfuegos fue detenido a mediados de octubre en Los Ángeles, California, acusado de colaborar con Juan Francisco Patron Sanchez ‘El H2’, parte del cártel de los Beltrán Leyva, para introducir drogas a Estados Unidos.

Tras semanas de negociaciones y una presunta presión de las fuerzas armadas mexicanas, en días pasados se dio a conocer que el Departamento de Justicia retiró los cargos en su contra y pidió a una jueza federal cerrar el juicio.

Este 18 de noviembre, Cienfuegos volvió a México y, al no tener una orden de aprehensión en el país, quedó en libertad y se fue a su casa, según la versión de la propia SRE.