Los Tigres de la UANL avanzaron a la Liguilla tras derrotar, en un agónico y emocionante encuentro, a los Diablos de Toluca, en un partido con un tiempo para cada uno de los equipos, aunque los felinos, con un hombre menos, fueron los que terminaron pidiendo la hora. 

El primer tiempo fue para Tigres, sobre todo para André-Pierre Gignac que anotó dos goles en cuestión de minutos. Primero al 35′ con un cabezazo casi en el área chica después de un centro de Luis Quiñones desde la banda izquierda. 

Tres minutos después, al 38′, el francés hizo un magistral cobro de tiro libre que venció al guardameta, quien claramente tuvo algo de responsabilidad en el gol. 

Parecía que Tigres tenía todo controlado para solo manejar la ventaja en el segundo tiempo y sellar la victoria; no obstante, Toluca y Hugo Ayala dijeron otra cosa en el complemento. 

Tigres ganó pidiendo la hora

Fue en los primeros minutos del complemento cuando Toluca recortó distancias en el marcador con un autogol de Hugo Ayala, quien unos minutos después era expulsado por una dura entrada sobre William Silva; no obstante, el VAR le salvó y sólo se quedó con la cartulina amarilla. 

Sin embargo, 71 volvió a cometer otra falta por la que se ganó la segunda preventiva, yéndose a las regaderas y dejando 20 minutos a Toluca para intentar buscar el empate. 

Toluca tuvo un par de llegadas en los minutos finales, pero el show de un Nahuel Guzmán más histriónico que nunca le puso hielos a la situación en lo que el tiempo llegó a su final. De esta forma, Tigres avanza a los cuartos de final, instancia en donde enfrentará a Cruz Azul o al América.